El Banco Central de Colombia redujo este jueves su tasa de interés de referencia en 25 puntos base, a un 5,50%, una decisión en línea con lo esperado por la mayoría del mercado, al tiempo que consideró que la economía tocó fondo.

Se trata del sexto mes consecutivo en el que el banco emisor relaja su política monetaria y la séptima disminución de la tasa desde que inició el ciclo bajista, en diciembre pasado.

La decisión contó con el voto de 6 de los siete miembros del directorio del banco, mientras uno votó por dejar la tasa estable.

La Junta ponderó la creciente debilidad de la actividad económica, una reducción en las proyecciones del precio del petróleo y de los términos de intercambio para lo que resta del 2017, así como la incertidumbre sobre la velocidad de la convergencia de la inflación al punto medio de la meta, de 3%.

El gerente del banco, Juan José Echavarría, dijo que espera una recuperación de la economía en la segunda mitad del año, después de la desaceleración que reportó durante el primer semestre, aunque el organismo podría reducir su proyección para el 2017.

"Pensamos que la economía colombiana tocó fondo y que vamos a crecer más a futuro", dijo el directivo a periodistas, aunque admitió que el organismo podría reducir en las próximas semanas la proyección actual de crecimiento para este año.

"La cifra no va a estar lejos del 1,8%, pero puede estar más baja, vamos a ver", dijo. Además, Echavarría opinó que la economía se expandiría el 2018 entre un 2,5% y un 3%, pero afirmó que "hay una incertidumbre grande".

Hace dos días el Gobierno ajustó su meta de expansión del Producto Interno Bruto (PIB) para este año a 2% desde una previa de 2,3%, así como la del 2018 a 3% en comparación con el 3,5% previsto anteriormente.

A pesar de que el banco ha recortado en 225 puntos base su tasa de interés en el actual ciclo, el organismo consideró que el nivel actual sigue siendo contractivo.