Bogotá. El Banco Central de Colombia recortó su tasa de interés de referencia en 25 puntos base a un 5%, sorprendiendo a la mayoría del mercado que esperaba que la mantuviera, en una medida que busca respaldar el crecimiento de la economía que ya está sintiendo el impacto de la crisis internacional.

El primer recorte de tasas desde abril del 2010 fue adoptado por unanimidad de los siete miembros del Banco de la República, aunque el gerente José Darío Uribe precisó que algunos miembros de la junta propusieron un recorte superior al que finalmente se decidió.

La autoridad monetaria señaló que, a pesar de que el consumo y la inversión serán la principal fuente de crecimiento de la economía colombiana, crecerán menos que el año pasado, lo que reducirá o incluso eliminará las actuales presiones de capacidad productiva.

"El debilitamiento de la economía mundial está restringiendo el crecimiento de la economía colombiana a través de la menor demanda externa y los menores precios internacionales de los principales productos de exportación", dijo Uribe al leer un comunicado.

"Estos factores probablemente continuarán operando en esa dirección los próximos trimestres", agregó.

El banco revisó su pronóstico de expansión del PIB a un rango de entre un 3% y 5%, desde un 4% al 6%, y auguró un crecimiento similar para el 2013.

"Es una sorpresa, porque nosotros creíamos que las mantendría inalteradas a la espera de más información", dijo el economista de la casa de bolsa Correval, Daniel Velandia.

"Pero la real sorpresa está en la reducción importante de la estimación de crecimiento económico, que la bajó a entre un 3% y un 5%, es decir, cerca del 4%. El consenso del mercado está en un 4,5%. Eso significa que el banco está viendo una desaceleración mayor que la que están viendo los propios analistas", agregó.

Adicionalmente, el banco expresó que las expectativas inflacionarias continuaron disminuyendo y se acercaron más al punto medio del rango establecido como meta, de entre el 2% y 4%.

Crece división. Aunque el instituto emisor no adoptó medidas cambiarias, el ministro de Hacienda, Juan Carlos Echeverry, quien preside el directorio del organismo, precisó que algunos miembros pidieron aumentar la compra de dólares.

Actualmente, el banco compra al menos US$20 millones diarios en el mercado cambiario, un plan que se espera hasta comienzos de noviembre, en busca de contener la apreciación del peso, que acumula un 7,9% en lo que va del 2012, la mayor a nivel mundial.

Los exportadores e industriales y el gobierno han presionado al Banco de la República para que incremente las compras de moneda estadounidense, debido al impacto que tienen sobre sus ventas externas, por las que reciben dólares pero tienen que pagar sus costos de producción en moneda local.

El organismo reiteró que cuenta con las herramientas y recursos necesarios para atender las necesidades de liquidez que requiera el país en caso de una mayor turbulencia internacional.