"Lo que se trata de hacer a través de los Banasupros es bastante importante, porque no se subsidia o se congela el precio del producto, sino que se subsidia a la persona que necesita el subsidio", expresó la funcionaria a la pregunta de si es necesario aplicar en este momento un congelamiento a los precios de la canasta básica de alimentos.

Según Mondragón, esta es la opción que se debe tomar, y por su parte, la Secretaría de Comercio debe estar atenta a que se cumpla la ley y que no se especule con los precios o se acaparen los productos.

Encarecimiento. De acuerdo a la funcionaria, se estima que la tasa de inflación para el presente año se programó en un rango que oscila entre un 7% y un 9%. "Vemos que incluso, en el presente momento la tasa de inflación a septiembre fue de un 6,8%, inferior a lo ya previsto", indicó.

Según la funcionaria, debe entender que el Indice de Precios al Consumidor (IPC), que la inflación durante septiembre llegó a 6,8%, esto indica que los precios se elevan en menor medida respecto a los meses anteriores. "Mientras hay inflación, los precios están subiendo, pero el grado de incremento es menor a lo que se venía experimentando. En esto ayudó una baja al precio de los frijoles", explicó la funcionaria.

En el país hay productos con un comportamiento estacional de acuerdo a la disponibilidad y el consumo. "Las amas de casa sabemos que en una determinada época del año el precio de los tomates o de los limones se encarece y durante otros meses baja. Depende de la estacionalidad y si son perecederos o no", dijo.

Para la presidenta del BCH, durante diciembre sube el precio de los huevos de gallina y la carne de cerdo, entre otros productos.

La devaluación. La funcionaria explicó que el deslizamiento que en las últimas semanas ha presentado el lempira respecto al dólar es un reflejo del comportamiento del tipo de cambio de los principales socios comerciales de Honduras.

"El deslizamiento de la moneda está acorde al mercado de la divisa. Los movimientos más fuertes ocurrieron en julio, cuando se estableció el sistema -de banda cambiaria-, el cual ya tiene casi tres meses de operación", recordó.

Según la autoridad monetaria esta es una medida a favor de proteger las reservas internacionales del país a futuro y no precisamente para ver la coyuntura.

"La pérdida de reservas se apreció durante agosto y septiembre debido a causas estacionales. Es cuando ocurre el mayor período de compras. La recuperación de esas reservas ocurre en el último trimestre del año", dijo.

Mondragón resaltó que Honduras comienza a sentir los efectos de la incertidumbre de la crisis internacional, los pedidos para maquila han comenzado a mermar. Sin embargo, los flujos de reservas internacionales mantienen un crecimiento anual de un 11%. Las reservas internacionales superan los US$2.700 millones.