Excelsior.com.mx El Banco de México ajustó a la baja la proyección de crecimiento del PIB para este año a un rango entre 2,5% y 3,5% desde 3% a 4% debido al impacto de factores externos, en particular por efecto del menor precio del petróleo, que generó mayor volatilidad y afectó algunas inversiones.

Al presentar el Informe Trimestral de Inflación octubre-diciembre de 2014, el funcionario detalló que también redujeron su proyección de crecimiento porque el consumo privado no ha dado señales claras de que pueda tomar un dinamismo de mayor aceleramiento en el corto plazo y que esto a su vez se refleje en mayores tasas de crecimiento.

Estimó que en 2014 la economía creció 2,1%.

Para el año 2016 estamos revisándo de un crecimiento entre 3,2% a 4,2% a un rango entre 2,9% y 3,9%”, recalcó.

“Un factor que va a seguir siendo siempre objetivo de vigilancia por parte de la junta de gobierno es el comportamiento del tipo de cambio, en el cual sí hemos visto esta depreciación importante en los últimos seis o siete meses, parte de ello explicado por factores reales como la caída en el precio del petróleo, pero también por la volatilidad, al reducirse el crecimiento económico mundial, al haber políticas monetarias divergentes y por la expectativa de mayores tasas de la Fed”, subrayó.

Tipo de cambio. Dijo que a pesar de que ha habido volatilidad en el tipo de cambio, el movimiento cambiario no generó un traspaso a los precios (pass-through) y sí estamos viendo un movimiento hacia la convergencia de tres por ciento hacia 2015.

Carstens estimó que por cada peso de depreciación frente al dólar, el pass-through a la inflación es más o menos 0.1 por ciento.

“Pero no nos podemos confiar de que así va a ser siempre, la junta va a poner mucha atención en esto de tal forma de que este pass-through siga bajo aun requiriendo ajustes en la postura de la política monetaria”, abundó.

Carstens respondió que no pueden anticipar si piensan aplicar una política de tasas de interés proactiva o reactiva ante los movimientos de tasas en Estados Unidos, “porque también dependerá mucho de lo que va a hacer el Federal Reserve, un factor que ciertamente no sabemos es cuándo ni cómo van ellos a actuar, dependiendo de cómo actúen, eso puede modificar el tipo de respuesta que demos”.

“También hay que considerar que los mercados se pueden anticipar y esto también podría generar algunos fenómenos que vayan en contra del cumplimiento de nuestro mandato y entonces tendríamos que actuar antes, entonces no sabemos, pero sí debemos de considerar todos los escenarios, pero de lo que sí deben tener confianza es de que actuaremos oportunamente con el objetivo de cumplir con nuestra meta de inflación”, recalcó.

“Hacia adelante puede haber factores que hagan que se modifique la política monetaria, por ejemplo el comportamiento del precio internacional del petróleo ha repercutido en los mercados internacionales y en particular de algunos precios financieros en México”, indicó.


Preocupa el impacto de temas sociales en economía del país. El gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, reconoció que los conflictos sociales en México sí han tenido un impacto en la economía: “en términos de los conflictos sociales y su incidencia creo que sí se ha dado, lo vemos de manera muy gráfica en lo que reportan, por ejemplo, los comerciantes y hoteleros en Acapulco, en una baja de turismo en zonas como Oaxaca”.

En diferentes encuestas que hacemos a empresarios, también reportan esto como un factor que ha afectado su actividad contemporánea. Y obviamente sus expectativas hacia adelante, entonces obviamente este es un factor bastante patente”, enfatizó.
Precisamente el Informe Trimestral del Banco de México, de octubre a diciembre de 2014, menciona a los conflictos sociales como uno de los cuatro principales riesgos a la baja para el crecimiento del PIB de 2015: “que el deterioro social de los últimos meses afecte de manera importante las decisiones de gasto de los agentes económicos en el país”.

Cuestionado acerca de lo que se está legislando en la Ley de Transparencia y los señalamientos al Banxico de una probable falta de transparencia, Carstens explicó que la institución a su cargo está entre los bancos centrales más transparentes, y se ubica dentro de una docena de bancos que publican sus minutas.

Apoyamos de forma absoluta a la ley del transparencia, y tenemos un gran apoyo y respeto al IFAI”, subrayó.

“Pero esto no quita que para el cumplimiento de nuestro mandato constitucional, para algunas instancias sea importante reservar alguna información, porque muchas de las acciones que toman los agentes económicos se basan en expectativas”, dijo.

Por ejemplo, las discusiones de algunos temas en la comisión de cambios para manejar la política cambiaria, de hacerse públicas, podrían tener un efecto desestabilizador sobre el mercado cambiario, advirtió.

Expuso que en la operación de la compra de coberturas petroleras que hace Banxico junto con el gobierno federal, si esto se anticipa en el mercado, podría salirles más caro o bajarles su rendimiento.

Al alza. Un mayor dinamismo de la economia de Estados Unidos ante la disminución del costo de la energía.

Una mejoría más rápida que la prevista en las perspectivas de los inversionistas que pudiera resultar de avances en la implementación de las reformas estructurales.

A la baja: Un crecimiento de la economía mundial menor a lo previsto. Intensificación de la volatilidad e incertidumbre en los mercados financieros internacionales.

Una disminución adicional en el precio del petróleo y/o en su plataforma de producción que afecte las cuentas externas y las finanzas públicas.

Que el deterioro social afecte de manera importante las decisiones de gasto de los agentes económicos del país.