El Economista.com.mx La autoridad monetaria de México ha logrado avances en la estabilidad de precios y control de la inflación que la hacen transitar por el camino correcto, pero no debe darse por satisfecha, dijo el gobernador del Banco de México, Agustín Carstens.

Durante la inauguración de la exposición numismática “A peso el kilo”, advirtió que falta consolidar una condición estable y duradera a la permanencia de una inflación hacia el objetivo de 3%. Mencionó que la inflación se encuentra por arriba de 4%, pero aseguró que será solamente temporal. Aunque reiteró que la Junta de Gobierno permanecerá atenta ante cualquier efecto de contagio.

En el Museo Interactivo de Economía, habló sobre los pasos que se han dado con la autonomía del banco central y los avances para lograr la estabilidad de precios, pero advirtió que tampoco podemos “declararnos totalmente satisfechos”. Y es que reconoció que la inflación ha permanecido por arriba del objetivo planteado de manera transitoria, debido al impacto de la reforma fiscal y a los incrementos en tarifas públicas.

Ratificó que los miembros del instituto central permanecerán atentos a cualquier contagio. “Sabemos que esta desviación en la trayectoria convergente en los índices de precios será de carácter temporal, pero la Junta de Gobierno permanecerá vigilante para atacar cualquier efecto de contagio de otros precios o cualquier presión proveniente de la demanda que nos aleje de dicha convergencia hacia nuestra meta permanente”.

Carstens destacó que hasta ahora se están haciendo bien las cosas, y así lo refleja la inflación, sin considerar los precios volátiles, pero aún así no serán complacientes. “Vamos por el camino correcto, como lo muestra la inflación subyacente, que a febrero fue de 2.98%, y el descenso de la tasa de inflación general después del aumento temporal que mostró a enero del 2014, debido a la introducción de nuevos gravámenes y al aumento de tarifas del transporte urbano”.