De acuerdo con análisis y estudios del Banco Central de México, en ese país la economía siguió acelerándose, presentando la demanda agregada un desarrollo más balanceado. Se ha observado un renovado dinamismo de la demanda externa, a la vez que se ha mantenido la reactivación más generalizada de los componentes del gasto interno. Los indicadores más oportunos sugieren que el consumo privado sigue registrando una tendencia positiva, en tanto que la inversión privada se ha incrementado.

Como consecuencia, es previsible que la brecha del producto continúe cerrándose y que se torne positiva hacia mediados del presente año. A pesar de ello, la situación en los mercados de trabajo y crediticio, la evolución de la capacidad instalada, así como el reducido déficit en cuenta corriente aún muestran signos de holgura.

Durante el primer trimestre de 2011 la inflación disminuyó significativamente, ubicándose prácticamente en la meta durante marzo. Esto como consecuencia de varios factores: los moderados incrementos salariales, el desvanecimiento del impacto sobre la inflación relacionado con los cambios tributarios del año pasado, el menor ritmo de aumento en las tarifas autorizadas por gobiernos locales, así como el comportamiento favorable del tipo de cambio, que ha obedecido tanto a los crecientes flujos de capitales externos, como al elevado ritmo de crecimiento de las exportaciones del país.

Ahora bien, la fuerte reducción de la inflación no subyacente, contribuyó de manera muy importante al abatimiento de la inflación general, aunque es previsible que parte de dicha reducción se revierta en los próximos meses. Hacia adelante existen riesgos de alzas adicionales en los precios de los granos y otras materias primas. También existe el riesgo de que retorne la turbulencia en los mercados financieros internacionales, y que ello, a su vez, provoque reasignaciones de carteras y flujos de capitales que presionen el tipo de cambio. En todo caso, se espera que durante 2011 la inflación se comporte de acuerdo a lo previsto en el último Informe sobre la Inflación publicado por el Banco de México.

Con estos elementos, la junta de gobierno del Banco Central de México decidió mantener sin cambio el objetivo para la Tasa de Interés Interbancaria a un día. Empero, vigilará el comportamiento de las expectativas de inflación, la brecha del producto y, con especial atención, los precios de los granos y de otras materias primas, así como diversos determinantes de la inflación que pudieran alertar acerca de presiones inesperadas y de carácter generalizado sobre los precios.

Así, en caso de que, a juicio de la Junta, esta última eventualidad se materialice, el Instituto Central ajustará oportunamente la postura monetaria para lograr la convergencia de la inflación a su objetivo permanente de 3%.