México DF. El banco central de México está listo para ajustar su tasa clave de interés en caso de que detecte presiones en la inflación, pero no actuará automáticamente por alzas temporales de precios, de acuerdo con las minutas de su reunión de julio.

La junta de gobierno del Banco de México (central) decidió en ese encuentro y en forma unánime dejar en 4,50% su tasa clave de interés, en el punto en que ha estado por tres años, tras reconocer que ha mejorado el panorama para la inflación en el mediano plazo.

Sin embargo, dijo que no dudará en actuar si observara presiones que pudieran ser contenidas mediante un ajuste a la política monetaria.

"La mayoría de los miembros enfatizó que el aumento reciente en la inflación ha sido causado por cambios en precios relativos, cuyo origen se encuentra bien identificado y que será transitorio", dijo la minuta.

La inflación de México se aceleró a un máximo de año y medio en la primera mitad de julio, pero el aumento se explicó principalmente por los volátiles precios del pollo y del huevo ante la especulación generada por un brote de gripe aviar en el oeste del país a finales de junio.

La minuta de la entidad señaló que los cambios relativos que afecten la medición de la inflación, pero que sean aislados y temporales, no deben llevar a una reacción automática en la política monetaria.

El banco central tiene una meta de inflación del 3% +/- un punto porcentual que busca cumplir mensualmente.

Hasta la primera mitad de julio, la inflación anualizada de México se ubicó en un 4.45 por ciento.

En el documento, el banco dijo que el balance de riesgos para el crecimiento económico del país ha empeorado.