México DF. El banco central de México está satisfecho con un mecanismo de opciones que ha abultado las reservas internacionales, aunque aún no puede despejar dudas sobre si haría cambios al esquema para acelerar la acumulación de divisas, dijo este lunes un subgobernador de la entidad.

El banco central mexicano coloca desde febrero del año pasado USS600 millones al mes en el mercado cambiario en opciones "put", en un plan diseñado para sumar reservas internacionales como prevención en caso de algún choque económico.

Algunos analistas han especulado que el Banco de México (central) podría modificar el mecanismo y elevar el monto de las opciones, pero el subgobernador del banco central Manuel Sánchez declinó abordar el tema en una entrevista con Reuters.

"No le puedo comentar al respecto (...) el mecanismo funciona muy bien", dijo Sánchez, uno de los subgobernadores del banco central con derecho de voto en las resoluciones de política monetaria.

"Yo creo que ha sido bastante positivo el resultado hasta ahora de tener un nivel de reservas más elevado, aún considerando los costos que tiene esta acumulación en materia financiera para el Banco de México", agregó.

Las reservas internacionales de México suman actualmente US$121.754 millones, pero aunque rondan máximos históricos su nivel sigue debajo del de algunos países con condiciones similares como Perú o Brasil.

El año pasado, México acumuló US$22.759 millones en sus reservas, según datos oficiales.

Además de las reservas, México cuenta con una línea de crédito flexible abierta con el Fondo Monetario Internacional (FMI) por US$72,000 millones, para contrarrestar algún eventual choque externo.

Sánchez dijo que por ahora no veía nubarrones en el horizonte que pudieran alterar las condiciones financieras.

"El Banco de México y el país está listo para enfrentar situaciones extremas de volatilidad, que no esperemos que ocurran en el futuro inmediato, no lo prevemos", dijo.