Aunque las expectativas de la normalización de la política monetaria en Estados Unidos se ha aplazado por un crecimiento económico menor al esperado en aquél país, el Banco de México (Banxico) subiría la tasa de referencia en México si se presenta una mayor depreciación del peso, a pesar de que esto no sea recomendable para la economía nacional, señaló Agustín Carstens, gobernador del banco central.

"Si se aumenta sustancialmente la volatilidad y esto afecta el tipo de cambio podríamos hacer algún ajuste en nuestra política monetaria aun cuando por razones internas no fuera recomendable”, recalcó Agustín Carstens durante su participación en la 25 Convención de Aseguradores de México, Salud y Ahorro, repercusiones en la productividad.
Agustín Carstens detalló que por un lado no es recomendable para México elevar las tasas de interés en estos momentos, dado que la economía del país muestra debilidad, las perspectivas de crecimiento se han venido revisando a la baja y la inflación se encuentra muy cerca del objetivo de Banxico de tres por ciento.

Volatilidad. Sin embargo, ante las presiones al tipo de cambio, producida por una mayor volatilidad en los mercados ligada a factores externos como la caída en los precios del petróleo y las expectativas sobre el alza de tasas por parte de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) el banco central mexicano podría adelantar una subida de tasas a la normalización de política monetaria en Estados Unidos.

El gobernador del banco central precisó que una mayor depreciación del peso, por factores externos, tendría un impacto directo sobre el objetivo y las expectativas de inflación un escenario bajo el cual “Banxico actuaría de forma inmediata a fin de preservar la estabilidad de precios y la estabilidad financiera del país”, expresó.

Hasta ahorita esa volatilidad se ha dado en mercados ordenados y no ha afectado la inflación, sin embargo si el Banco de México no está muy al pendiente y no vigilamos ese proceso es posible que tengamos una depreciación adicional que pudiera afectar las expectativas de inflación y afectar nuestros objetivos”.

Ventajas. En este sentido, destacó que subir las tasas de interés en México, ante este escenario ayudaría al país a darle más estabilidad a los estados financieros nacionales y a ‘suavizar’ los efectos de la normalización de la política monetaria en Estados Unidos.

El aumento en las tasas de interés es buena noticia para México porque eso significa que la economía de Estados Unidos está más fuerte y si hay un país que se puede beneficiar de esto es México. Realmente la perspectiva de que haya un periodo de transición, que podríamos decir que va a ser con cierta turbulencia, porque el ajuste en las tasas va a ser significativo y va a generar la volatilidad en los mercados financieros internacionales”, destacó Agustín Carstens.

De ahí que tanto el Banco de México como el gobierno federal prioricen la preservación de la estabilidad financiera del país, no sólo a través de la política monetaria sino también con medidas fiscales, como la reducción al gasto anunciada recientemente por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).