México DF. El gobernador del banco central de México, Agustín Carstens, dijo este martes que no es óptimo combatir los aumentos transitorios de precios con medidas de política monetaria, pero advirtió que si no se sostiene la tendencia a la baja en la inflación la entidad usaría esas herramientas.

El Banco Central de México anunció este viernes que dejó en un 4,5% la tasa de interés clave, como esperaba el mercado, pero afirmó que podría subirla próximamente si persisten saltos abruptos en la tasa de inflación, aun cuando sean transitorios.

La entidad ha mantenido desde julio de 2009 en 4,5% esa tasa, para permitir a algunos sectores económicos recuperarse por completo de la profunda recesión que afectó al país ese año.

En tanto, la inflación anualizada a septiembre se aceleró a un 4,77%, su mayor nivel en dos años y medio por la persistencia de presiones en bienes agropecuarios. No obstante, se desaceleró a un 4,64% anual hasta la primera quincena de octubre.

Carstens dijo este martes que se está acercando el punto de que el banco envíe señales al mercado si persisten alzas de precios en la segunda economía de América Latina.

El funcionario agregó que el banco no está conforme con el nivel actual de inflación.