El Banco Central de Perú mantuvo el viernes su estimación de crecimiento económico para este y el próximo año, pero proyectó un déficit fiscal más profundo en esos períodos debido a la menor recaudación por una caída en los precios de los metales.

La autoridad monetaria proyectó que Perú, tercer productor mundial de cobre y séptimo de oro, registraría un déficit de 3% del Producto Interno Bruto (PIB) este año y un déficit de 2,8% del PIB en el 2017.

Estas proyecciones se comparan con la estimación de un déficit del 2,6% del PIB este año y de 2,3% del PIB en el 2017, calculados en marzo por el banco.

De otro lado, el Banco Central mantuvo su estimación de crecimiento económico para este y el próximo año en un 4% y un 4,6%, respectivamente, impulsado por la recuperación de la actividad primaria.

Según la autoridad monetaria, el PIB primario, básicamente el minero, crecería un 8,7% este año y un 7,9% en el 2017.

La economía peruana se desaceleró en abril al anotar una expansión de un 2,47% interanual, impulsada por una mayor producción de cobre pero frenada por un desplome en la actividad manufacturera.

El presidente del Banco Central, Julio Velarde, dijo que se mantuvo asimismo la estimación de inflación para este y el próximo año, en un 2,9% y en un 2%, dentro del rango objetivo de entre 1% y 3% que maneja el organismo.

El banco revisó su meta de déficit comercial para este año a US$1.584 millones, menor que el saldo negativo de US$1.742 millones proyectado en marzo.

La entidad monetaria redujo levemente su estimación de déficit en la cuenta corriente este año a un 3,8% del PIB desde un 3,9%. Y para el próximo año mantuvo su proyección de déficit en cuenta corriente de un 3%.