Lima. El Banco Central de Perú informó el domingo que elevará en 0,25 puntos porcentuales la tasa media de encaje en soles y dólares, en un esfuerzo por moderar el fuerte dinamismo del crédito y mantener ancladas las expectativas inflacionarias dentro de su rango meta.

La autoridad monetaria ha estado elevando desde febrero del año pasado sus tasas de encaje, o requerimientos bancarios, y retirando su estímulo monetario en medio del candente crecimiento de la demanda interna y de la economía local, que en el 2010 se expandió 8,78%.

"Este incremento busca moderar el ritmo de expansión del crédito del sistema financiero, en un entorno de dinamismo de la demanda interna, de modo que se mantengan ancladas las expectativas inflacionarias dentro del rango meta de entre 1% y 3%", dijo el Banco Central en un comunicado.

La nueva medida entrará en vigor el 1 de marzo, detalló.

La inflación se aceleró en enero en Perú a 0,39%, su mayor avance en más de dos años, en medio del alza global de los alimentos y la energía.

Para contener el avance del costo de vida, el Banco Central elevó en febrero su tasa clave de interés, por segundo mes consecutivo, a 3,5%. Ello tras haberla mantenido estable por varios meses.

Si bien Perú cerró el 2010 con la inflación más baja de la región, el repunte de los precios de alimentos como el maíz y arroz llevó a que analistas elevaran sus expectativas para este año por encima del techo del rango meta del ente emisor.

No obstante, el presidente del Banco Central peruano, Julio Velarde, dijo la semana pasada que aún esperan que la inflación cierre el 2011 en la parte alta de la banda.

Velarde agregó que posiblemente elevarán su estimación para el crecimiento económico de este año a cerca de 7%.

Las mayores expectativas inflacionarias se aprecian en prácticamente toda Latinoamérica, por lo que los bancos centrales se inclinarían en los próximos meses por acelerar las alzas de tasas de interés para contenerlas.

Pero la medida podría tener un efecto bumerán al atraer más capitales a una región que está en el radar de los inversores por sus atractivas tasas de crecimiento, alentando una apreciación más pronunciada de las monedas locales.

Ante ese panorama, analistas consideran que los bancos centrales utilizarían medidas administrativas, como los encajes, para frenar las apreciaciones cambiarias.