Montevideo. El mapa de riesgos para la estabilidad financiera en Uruguay "no muestra señales de alerta", dijo este martes el Comité de Estabilidad Financiera, que integran el Banco Central (BCU) y el Ministerio de Economía.

"La economía uruguaya continúa creciendo y se proyecta que lo siga haciendo a un ritmo similar al actual. Los factores de riesgo que podrían derivar en un deterioro de la situación macroeconómica doméstica se mantienen acotados", destacó el Comité en un comunicado.

No obstante, las autoridades económicas trabajan para mantener "una senda de sostenibilidad de los indicadores financieros que complemente otras capacidades para la gestión de riesgos".

El Comité resaltó que los indicadores de los usuarios de crédito y del sector bancario se mantienen en niveles adecuados y los de solvencia, liquidez, riesgo de tipo de cambio implícito y morosidad del sector bancario son buenos.

"Una vez evaluados los factores de riesgo se concluyó que su materialización no tendría impactos significativos sobre la estabilidad del sistema financiero doméstico", dijo el organismo.

"Esto se debe a la solidez del propio sector financiero, a su baja exposición a los riesgos identificados, así como a la naturaleza de los mismos y a las capacidades de la economía uruguaya para su gestión", abundó el comité.

"El mapa de riesgos para la estabilidad financiera en Uruguay no muestra señales de alerta ya que por su naturaleza, probabilidad de ocurrencia, impacto potencial y capacidades de gestión, los riesgos identificados podrían ser procesados por el propio sistema financiero sin ocasionar perturbaciones de carácter sistémico", resumió el ente.

El gobierno uruguayo espera un crecimiento de la economía superior al 2% para 2017, luego que la economía se expandiera un 1,5% en 2016, cuando completó 14 años de incremento ininterrumpido.