Las instituciones bancarias de Uruguay que operan en la plaza local aprobaron los test de resistencia realizados por la autoridad monetaria, que simulan un escenario similar al de la crisis de 2002.

Según señaló este jueves el superintendente de servicios financieros del Banco Central (BCU), Jorge Ottavianelli, en un encuentro con la prensa, solo una institución de las 14 que operan en Uruguay quedaría por debajo de los requisitos patrimoniales mínimos, el sistema en su conjunto se mantendría en niveles adecuados.

El escenario más adverso que simula la autoridad reguladora incorpora una previsión de caída de 8% del Producto Bruto Interno (PBI), una inflación de 12,93%, una suba del tipo de cambio de 31,7%, un aumento de 2,5 puntos porcentuales en la tasa de interés internacional y un aumento del riesgo país de 10 puntos básicos.

En la actualidad los bancos cuentan con un nivel de capital de 16,3% de los activos ponderados por riesgo, lo que supera en más de dos veces el mínimo exigido por la autoridad reguladora.

Según señala el BCU en su informe de Estabilidad del Sistema Financiero, “estos resultados son particularmente buenos y resultan en gran parte de la existencia de un colchón de previsiones estadísticas que los bancos han creado en la fase alta del ciclo”.