El Comité de Política Monetaria (Copom) del Banco Central decidió elevar un punto la tasa de interés de referencia, a 7,5% como forma de atender a la aceleración en el alza de precios.

Según el comunicado difundido por la autoridad monetaria, “la preocupación por el riesgo que implica la evolución de la inflación” es compartida por el Ministerio de Economía y el Banco Central.

“A efectos de asegurar el compromiso inequívoco con los equilibrios macroeconómicos básicos, reafirmaron la necesidad de combatir los riesgos inflacionarios con todas las herramientas disponibles desde los diversos componentes de la política económica”, señala.

Las autoridades observaron “con alerta” la trayectoria de la inflación, que en marzo alcanzó una tasa de 7,67% interanual. El actual objetivo es de un alza de precios entre 3% y 7% y a partir de junio, la meta se contrae a entre 4% y 6%.

Con la medida implementada, la autoridad monetaria corrigió la política monetaria dándole un sesgo contractivo, con el fin de desacelerar la demanda interna y reducir así las presiones sobre el nivel de precios.