Mayo se marchó y las estadísticas del Índice Nacional de Precios al Consumidor (Inpc) del mes de abril continúan sin ser difundidas por el Banco Central de Venezuela (BCV), que por tradición ha hecho pública esa información en los primeros siete días de cada mes.

La última data de la que se tiene conocimiento es la inflación al cierre de marzo, cuando el indicador finalizó en 4,1%, muy superior al reportado por el ente emisor en diciembre (2,2%), enero (3,3%) y febrero (2,4%).

Para el economista Luis Oliveros, la razón de la opacidad de las cifras del BCV tiene que ver con la crisis económica severa que aqueja al país y que se ha convertido en un dolor de cabeza para el Gobierno.

“Los fracasos para contener la inflación, la escasez y la recesión económica son graves y tangibles para todos, y se cree que escondiéndolos se sacan del debate diario de la economía, pero no es así”, dice Oliveros.