Caracas. La eliminación de una de las tasas preferenciales de cambio en Venezuela tendrá un efecto "infinitamente menor" sobre la inflación que el previsto por analistas, dijo este martes un director del Banco Central, mientras que otras autoridades salieron a defender la medida.

El país petrolero eliminó desde el 1 de enero el tipo de cambio preferencial más bajo, de 2,6 bolívares por dólar, usado para la importación de bienes esenciales como alimentos y medicinas, y unificó el cambio a 4,3 bolívares por billete verde en el marco del control cambiario vigente desde el 2003.

Además, mantiene en el Sistema de Transacciones con Títulos en Moneda Extranjera (Sitme) manejado por el Banco Central una tasa de 5,3 bolívares por dólar.

Armando León, director del Banco Central de Venezuela (BCV), dijo al canal privado Globovisión que el efecto de la medida no será "catastrófico" y descartó que la estructura de costos pueda llegar al 70%.

León sostuvo que la inflación del país se ubicará este año en el rango de entre un 22 y 23%, aunque el calculado en el presupuesto es de entre el 23 y el 25%.

La medida de eliminar la tasa de cambio preferencial más baja es vista por analistas como una devaluación efectiva de la moneda local y aseguran que el impacto en los precios será automático, golpeará a los más pobres y podría incluso causar escasez de algunos alimentos.

La decisión fue tomada en momentos que el país habría cerrado el 2010 con una contracción del Producto Interno Bruto del 1,9 por ciento, según cifras preliminares del BCV.

En tanto que la inflación del año pasado se habría empinado al 26,9%, por encima del 25,1% del 2009.

No obstante, el ministro de Planificación y Finanzas, Jorge Giordani, dijo el martes que los resultados del 2011 serían mejores de lo estimado inicialmente. Para el ejercicio, se prevé un crecimiento del 2%.

"Se tendrá un crecimiento que seguramente será mayor al estimado de nuestro presupuesto (...) la inflación seguirá bajando", dijo Giordani en una conferencia de prensa.

Garantizan abastecimiento. El vicepresidente para la Economía Productiva y ministro de Ciencia, Tecnología e Industrias Intermedias, Ricardo Menéndez, dijo que el Gobierno "tiene plena garantía del abastecimiento de productos de la canasta básica y medicamentos en todo el sistema nacional, en función de los próximos meses".

El funcionario descartó la posibilidad de un impacto negativo en la distribución de alimentos y medicinas, como consecuencia de la unificación cambiaria.

Sin embargo, fuentes del sector farmacéutico consultadas por Reuters dijeron que habría un impacto en los precios de los medicamentos, aunque en un mediano plazo, debido a que a este grupo se le aplicará ahora la tasa de 4,3 bolívares/dólar.

El presidente de la Comisión de Administración de Divisas (Cadivi), Manuel Barroso, señaló el martes que el gobierno dará una "guerra frontal" contra la especulación para evitar la remarcación de precios.

En la víspera, el funcionario explicó que el tipo de cambio oficial preferencial de 2,6 bolívares por dólar "estaba limitado a un grupo reducido de bienes con la intención de por un tiempo apalancar al aparato productivo", pero que había sido utilizado por los grandes empresarios para desviar dinero.

El Banco Central informó en un comunicado el martes que, para la liquidación de los bonos de deuda pública denominados Títulos de Interés y Capital Cubierto (TICC) en el mercado secundario, el tipo de cambio aplicable será de 4,3 bolívares por dólar.