El Banco Central del Ecuador (BCE) confirmó que la economía del país se contrajo en -2,2% el segundo trimestre del 2016, comparando con el mismo periodo en 2015. De acuerdo con ese análisis, los sectores en los que se miró el mayor decrecimiento fue en la formación bruta de capital (-12,3%) –que tiene que ver adquisición de activos fijos y gasto de inversión tanto pública como privada– y en el gasto de consumo de hogares (-4,7%).

Las cifras fueron entregadas por el gerente del Banco Central, Diego Martínez. Pese a la cifra negativa, el funcionario destacó el desempeño de las exportaciones que crecieron 6,1% de manera interanual. Adicionalmente la caída de las importaciones (13,3%) apoya al crecimiento del PIB.

Al ser consultado sobre el incremento de las exportaciones, explicó que esto se ha debido a una mejor actividad en el ámbito petrolero.

El funcionario destacó también el crecimiento positivo de 0,6% del segundo trimestre de este año, en comparación con el trimestre anterior.

Para Martínez, este indicador significa que la economía da “ligeras señales de recuperación”. Comentó que en el segundo trimestre (de abril a junio) hubo un repunte del precio del crudo, producción y la refinación de derivados.

Explicó que las actividades económicas que contribuyeron a este comportamiento son acuacultura y pesca de camarón (16,7%), suministro y electricidad y agua (9%) y refinación de petróleo (4,3%).

Para José Hidalgo, director de Cordes, la cifra interanual de -2,2% es la cuarta negativa en términos interanuales, lo que se puede considerar como crisis. Más allá de ello, dijo que el repunte de la economía en comparación con el trimestre pasado se ha debido a las exportaciones, que es un factor que no controla el Gobierno.