El ejecutivo reiteró la necesidad del llenado de las vacancias existentes pues la falta de un directorio completo complica las decisiones que se puedan tomar. Mucho más, teniendo en cuenta la situación de crisis que afronta la economía mundial.

De los cinco directores que debe tener el Banco Central, actualmente solo dos están con periodo vigente, Jorge Corvalán y Rolando Arréllaga, en tanto que Benigno López (con mandato fenecido) sigue ejerciendo mediante un dictamen jurídico que argumenta su permanencia hasta tanto se cubran las vacancias. Ello a fin de permitir que la entidad cuente con el quórum mínimo (tres miembros).

Corvalán explicó que el Poder Ejecutivo propuso al Senado dos nombres para ocupar dos puestos hoy vacíos: Édgar Paredes, para cubrir la vacancia que dejó Gustavo Cartes en 2009, y Santiago Peña para cubrir el puesto del fallecido Luis Campos. Añadió que el Ejecutivo solicitó además la reconfirmación de Benigno López.

Corvalán agregó que desconoce la postulación de otro candidato, esto respecto a los rumores de presiones por parte del Partido Unace para el cambio de uno de los actuales candidatos al directorio por un representante de este sector. Explicó que la postulación de un candidato para miembro del directorio del BCP realiza el Poder Ejecutivo al Senado, por lo que para cualquier cambio, es el Ejecutivo el que debería retirar la candidatura de uno de los actuales y reemplazarlo por otro.

El Gobierno anterior tardó más de dos años en formalizar la presentación de Édgar Paredes como candidato para sustituir a Gustavo Cartes, mientras que el Congreso tiene en su poder el pedido desde hace más de un año. En el caso de Santiago Peña, el Ejecutivo formalizó su pedido en noviembre de 2011.

Por otra parte, el miembro del directorio del BCP Benigno López (con mandato fenecido) señaló a su vez que su candidatura está a disposición para el llenado de la vacancia si con ello se cumple el objetivo de conformar el directorio de la banca matriz con ejecutivos de idoneidad y capacidad.