El alto funcionario de la entidad emisora señaló que la inflación acumulada a septiembre ha llegado al 5%, pero que en un mundo ideal, al banco le gustaría que ese nivel de inflación esté en torno al 5%, pero a finales de año. “Nuestra estimación es que cerraríamos el año en aproximadamente 7,5%, que de todas maneras está dentro del marco meta”, afirmó en una charla mantenida anteayer con miembros de la Cámara de Anunciantes del Paraguay (CAP).

Ante la pregunta de cómo el tema de la inflación se relaciona con las tasas de interés, Corvalán afirmó que “todos estamos conscientes” de que el sector financiero jamás va a prestar por debajo de la inflación, porque simplemente nadie regala dinero. “Entonces, necesitamos ir no solamente bajando la tasa inflacionaria, sino también que esta sea cada vez menos volátil, como ya lo han logrado países de nuestra región con mucho éxito, y que finalmente redunda en el bienestar de la población”, expresó.

Añadió que cuando la gente sabe, con cierta seguridad, que los niveles inflacionarios no van a escaparse de las manos a las autoridades monetarias, el sistema financiero está más proclive a prestar a mayores plazos y también a tasas más razonables.

Acotó que por estas razones se necesita “estabilizar” la inflación, considerando que cuando el índice de inflación ya no amenaza para arriba, el Directorio y el Comité de Política Monetaria del BCP también podrían sugerir una reducción de la tasa de los instrumentos de regulación monetaria que hoy día el Banco Central paga (8,5%). Dijo que, en ese contexto, la tasa de inflación interanual (setiembre versus setiembre) está en 9,4%, de modo que la tasa podría seguir siendo negativa.

Sobre el punto, afirmó que la autoridad monetaria pretende lo que en economía se denomina “tasa neutral”, donde la tasa que paga el banco es la misma que la de la inflación, que no es expansiva ni contractiva. Yo creo que eso es apuntar muy fino ya, pero eso ambicionamos. “De hecho, esta semana, por primera vez, el Banco Central va a publicar su boletín semestral de política monetaria, con una proyección de la inflación cuatro trimestres hacia adelante. Esto va a ayudar a los agentes financieros a tomar mejores precauciones y a la población, a saber qué se le viene adelante”, remarcó el alto funcionario.

Tema dólar

Requerido sobre si la fuerte suba experimentada por el dólar la semana pasada obedece a una especulación o tiene que ver con lo que pasó con la carne, contestó: “No diría especulación. Lo que pasó con el tipo de cambio en Paraguay se dio también en Perú, Uruguay, Chile, Brasil, Argentina; es decir, en toda la región, debido a un momento de mayor nerviosismo a nivel mundial, y que coincidió con el tema de la aftosa en el Paraguay”, dijo.

Consultado sobre la tendencia para el cierre de este año y el próximo, teniendo en cuenta el escenario mundial, regional e interno, Corvalán afirmó que no se anima a predecir el tipo de cambio, dada su volatilidad. No obstante, dijo que algo que puede actuar de regulador del mercado es la gran cantidad de divisas existentes en el mundo, a lo que hay que sumar el nuevo Fondeo de Estabilización Europeo, que van a comenzar a circular. “La Reserva Federal de EE.UU. también ha anunciado que no va a tocar la actual tasa de interés hasta 2013. Entonces, tendremos dinero barato y abundante para rato”, dijo.