De esa forma, la tasa de referencia para los Instrumentos de Regulación Monetaria (IRM) colocados a 14 días de plazo pasó de 6,25% a 6%.

Los técnicos del BCP analizaron que en el ámbito interno el ritmo de la producción se mantiene inalterable, aunque existe la posibilidad de alguna reducción de la demanda interna privada. También indicaron que el Gobierno podría tener una presencia más dinámica el resto del año, aunque los efectos tardarán para que se concreten y finalmente llegue a la economía en su conjunto.

Mientras, en el ámbito externo explicaron que sigue la debilidad de la economía norteamericana, con perspectivas de mantenerse así por un tiempo que supera los 18 meses. En Europa se insiste con la política monetaria global para enfrentar la coyuntura, pero sin panoramas claros para dar un corte a la situación.

La tasa de inflación interanual (junio-junio) se ubicó en 3,9%, con una dinámica menor de los precios de bienes no transables. Un indicador importante de la demanda, el Estimador de Cifras de Negocios, sigue reflejando una tendencia a la desaceleración.

Las proyecciones de inflación para el 2012 no cambiaron y se mantienen cerca del centro del rango meta del 5%. Finalmente, señalaron que el Directorio monitoreará la evolución de la economía, de manera que la inflación se ubique dentro del rango meta establecido.