Asunción. El Banco Central de Paraguay subió este viernes su estimación de crecimiento económico para el país en el 2011 a un 4,5%, desde el 4% proyectado en diciembre, ante un mejor desempeño de la agricultura y un mayor dinamismo del sector servicios.

El crecimiento potencial del Producto Interno Bruto previsto para el próximo año es de 4,6%, dijo a periodistas Miguel Mora, jefe de Mercado Interno del Banco Central. La entidad también revisó la expansión del 2010, fijándola en 15% desde un 14,5% anterior.

"El ajuste (de la estimación para 2011) es debido principalmente al sector agrícola. Dijimos que para poder superar esa cifra (previsión anterior) tendrían que darse ciertas condiciones climáticas que finalmente se dieron", explicó Mora.

Paraguay es el cuarto exportador mundial de soja y Mora dijo que la producción de granos, que en principio estuvo amenazada por un pronóstico de sequía debido al fenómeno climático de La Niña, superó a la del 2010. Las autoridades estimaron una producción de 8,4 millones de toneladas de soja.

El Banco Central observó también una caída en la industria de la carne vacuna y de la construcción, que tuvo un importante despegue el año pasado, y una marcada expansión del comercio, vinculada a una mayor oferta de bienes para los hogares.

El sector de la construcción cayó un 8,1% en los primeros cuatro meses del año en comparación con el mismo período del 2010 debido a la escasez del cemento, que comenzó a importarse de países vecinos.

"Las estimaciones del Ministerio de Agricultura son alentadoras, se esperan importantes aumentos en los rendimientos de los principales cultivos. Y si bien el sector ganadero no ha verificado un arranque vertiginoso, esta situación puede revertirse en lo que resta del año", señaló Mora.

En el sector industrial se observó un buen dinamismo en la industria de aceites y productos lácteos, en tanto se registraron caídas en la industria de la carne, azúcar y minerales, dijo el Banco Central.

Mora precisó que la entidad monetaria mantenía la estimación de inflación para el 2011 en un 7,5%, pese a que los precios registraron un fuerte aumento en lo que va del año.