El Banco Central de Reserva (BCR) señaló que el país generó un bono demográfico, que es la situación transitoria en la que la población en edad de trabajar supera a la dependiente (niños y adultos mayores), la cual crea una mejor oportunidad para el desarrollo del país.

“El cambio en la estructura de edades de la población generó un espacio denominado bono demográfico, que en el Perú se inició en el año 1970 y durará hasta el año 2030, cuando la tasa de dependencia comience a subir nuevamente”, aseveró.

Diferentes estudios señalan que la reducción en la tasa de dependencia crea una ventana de oportunidad demográfica para el desarrollo, debido a la mayor producción que se generaría por contar, temporalmente, con una mayor proporción de personas en edad de trabajar.

El BCR indicó que los beneficios asociados a este periodo están condicionados a la adopción de políticas que incentiven la inversión productiva, aumenten las oportunidades de empleo y promuevan un ambiente social y económico estable.

“Se requiere fuerte inversión en capital humano, para que las siguientes generaciones sean también cualitativamente más productivas”, sostuvo.

Al respecto, en entrevista exclusiva con la Agencia Andina el ministro de Economía y Finanzas, Alonso Segura, destacó que las grandes reformas aplicadas en el país, para la modernización de la gestión pública (Servir), la salud y la educación, apuntan a promover el desarrollo del capital humano.

Agregó que a eso también contribuirán el Plan Nacional de Diversificación Productiva, la agenda de competitividad y el Programa País con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Cambio población

El BCR indicó que en los últimos 60 años el Perú ha vivido un gran cambio en la composición de su población, que se ha caracterizado principalmente por la reducción de la fecundidad y el aumento de la esperanza de vida, lo cual ha conllevado importantes cambios en la estructura etaria de la población.

“Lo cual muestra como se ha pasado de ser un país con una amplia base de población infantil en 1950 a tener una pirámide más concentrada en la población adulta en el 2015”, agregó.

Según la Cámara de Comercio de Lima, el 63,3% de la población peruana estará en edad de trabajar en el 2025. Ese porcentaje corresponde a 21,8 millones peruanos cuyas edades fluctuarán entre 15 y 60 años.

La entidad emisora también indicó que para aprovechar el bono demográfico se requiere flexibilizar el mercado laboral y llevar a cabo reformas en los sistemas de pensiones, entre otras iniciativas.