Lima. La fortaleza de la demanda interna llevará a la economía del Perú a crecer este año y el 2012 más de lo estimado inicialmente, pese a los riesgos globales que representan las crisis en Libia y en Japón, dijo este viernes el Banco Central del país sudamericano.

La entidad monetaria elevó su estimación para el crecimiento económico de este año a 7% desde el 6,5% calculado anteriormente, mientras que para 2012 ahora espera una expansión de 6,5% desde el 6% proyectado de manera preliminar.

La revisión al alza se debió principalmente al dinamismo que se sigue observando en el gasto privado.

"Dentro de los rubros que hemos corregido del gasto hemos ajustado el crecimiento del consumo privado de 5% a 5,6%, frente al reporte de diciembre y la inversión privada de 14,5% a 15% de crecimiento este año", detalló el presidente del organismo, Julio Velarde, en una conferencia.

Perú, un país exportador de materias primas, creció el año pasado 8,8%, una de las tasas más altas del mundo y a niveles similares de la galopante China.

Las mejores proyecciones de crecimiento se dan pese al contexto político en Perú, que celebra elecciones presidenciales el 10 de abril. Los candidatos favoritos son considerados como amigos del libre mercado y la inversión privada.

El fuerte dinamismo de los últimos años ha sido impulsado por la demanda interna, que se expandiría 8,1% este año, por encima de lo estimado anteriormente por la autoridad monetaria.

Pese al robusto crecimiento económico, la inflación cerraría este año cerca del rango superior de su meta, de entre 1% y 3%.

Velarde afirmó que estaba "preocupado" por el impacto del alza de los precios de los commodities en los mercados internacionales, aunque precisó que la inflación local permanece bajo control y sin presiones por el lado de la demanda interna.

"La inflación sí nos viene preocupando dado el choque que hemos tenido en el precio de los principales commodities que importamos, (pero) hasta ahora todavía la inflación, hasta febrero que se tiene cifras, se encuentra bastante controlada", afirmó.

Como medida preventiva ante el alza de los alimentos y la energía, la autoridad monetaria ha elevado su tasa clave en los últimos tres meses, llevándola a 3,75%. También ha subido las tasas de encaje para moderar el fuerte dinamismo del crédito.

La inflación anualizada a febrero asciende a 2,2%, dentro de la banda, precisó el Banco Central.

Perú cerró el año pasado con la inflación más baja de Latinoamérica, 2,08%.

Leve impacto por crisis en Japón. Asimismo, el jefe de la autoridad monetaria consideró que el impacto de la crisis en Japón por un devastador terremoto debería ser leve si no se complica la emergencia nuclear en ese país.

"Si no hay problemas fuertes, mayores, en las plantas nucleares de los que se presentan hasta hora creemos que va a ser muy leve", afirmó Velarde.

Por otro lado, el Banco Central también estimó para este año un déficit fiscal de 0,3% del Producto Interno Bruto (PIB), frente al balance fiscal de cero proyectado en diciembre.

Para el 2012, la autoridad monetaria proyectó un resultado fiscal cero desde el superávit fiscal de 0,5% del PIB estimado originalmente.

Asimismo, estimó para este año un déficit de cuenta corriente de 3,3% del PIB, mientras que para el próximo año proyectó un déficit de 3,5% del PIB.

Perú también registraría este año un superávit comercial de US$6.287 millones, superior al superávit de US$4.869 millones estimado anteriormente.

Las exportaciones de Perú, que es un importante exportador mundial de metales, son impulsadas principalmente por sus ventas mineras, beneficiadas actualmente por los altos precios de las materias primas en los mercados internacionales.