Lima. El Banco Central de Perú redujo fuertemente el viernes su estimación para el superávit comercial de este año sobre la base de que la incertidumbre por la crisis de deuda de la zona euro y la desaceleración global afectará las exportaciones del país, lo que generaría un mayor déficit en su cuenta corriente.

Pese a los negativos presagios, la autoridad monetaria elevó ligeramente su proyección de crecimiento económico del año a un 5,8% desde un 5,7%, y rebajó el del 2013 a un 6,2% desde un 6,3%, pero no dio razones para los cambios.

En su reporte trimestral, el Banco Central auguró un superávit en el intercambio de US$6.740 millones para este año, lo que significa una reducción del 26% respecto a su estimación previa de US$9.065 millones y también lejos de los US$9.302 millones del 2011.

El superávit comercial de Perú, un importante productor mundial de metales, ha sido erosionado por una menor demanda en mercados clave como China, cuya economía se ha desacelerado en los últimos meses.

De hecho, Perú, el segundo mayor productor mundial de cobre y plata, registró en abril su primer déficit comercial en más de tres años ante una caída de las exportaciones mineras, que representan el 60% de sus envíos al exterior.

El organismo precisó que el saldo comercial será afectado por una baja en la tasa de crecimiento y en el volumen de exportaciones y menores términos de intercambio.

En esa línea, proyectó que los precios de los envíos bajarán un 6,2%, frente al descenso del 1,9% previsto originalmente, y que el volumen exportado crezca un 5,4%, menos que el incremento del 7,3% estimado en su reporte anterior.

Un superávit comercial más débil ocasionará un déficit de cuenta corriente más profundo al anticipado hace tres meses que, de acuerdo a la autoridad, será de un 2,7% del Producto Interno Bruto (PIB), superior a la brecha del 1,5% estimada previamente.

El organismo emisor mantuvo su estimación de superávit fiscal de este año en un 1,1 por ciento del PIB.