Los activos de reservas de libre disponibilidad que tiene el Banco Central del Uruguay (BCU) disminuyeron en el último mes en más de US$1.000 millones y se ubicaron en US$6.670 millones. En un contexto de fortalecimiento del dólar, la autoridad monetaria está haciendo uso de parte de ese "colchón" de reservas para evitar saltos bruscos en el tipo de cambio. Eso también le permite afrontar un menor endeudamiento, al tener que colocar menos letras de regulación monetaria (LRM). El BCU salió a vender dólares en el mercado cambiario de forma directa en julio pasado y luego de dos años, cuando la divisa se apreció un 5,4%. En el lapso de un mes realizó operaciones por unos US$ 111,3 en el mercado contado (spot) y por US$229,2 millones en el mercado de futuros (forward).

La última intervención en el mercado contado se había dado en 2013 cuando lo hizo comprando dólares con la intención contraria, de amortiguar el descenso en momento que billete verde cotizaba $ 20,7. Con un mercado inundado de dólares y en donde el tipo de cambio tenía presión a la baja el BCU compraba divisas, pero como contrapartida debía emitir LRM y pagar tasas de interés altas para que ganara atractivo entre los inversores.

La semana pasada, el presidente del BCU, Mario Bergara sostuvo que la autoridad monetaria va a seguir interviniendo en el mercado para evitar "volatilidades" en el precio del billete verde "siempre que sea necesario".En ese sentido, Bergara recordó que aunque no es el objetivo del banco ni del gobierno, hay una ganancia patrimonial para la institución porque se están vendiendo dólares a $28,5 que antes habían sido adquiridos a $19.

"El costo fiscal se dio cuando hubo que comprar para que el dólar no se cayera y emitir letras a tasas de interés altas. Ahora estamos deshaciendo eso con reservas que prácticamente no rinden, pero que nos permite bajar costos en el terreno de las letras de regulación monetaria. (...) En el terreno patrimonial del BCU está siendo una ganancia importante, como antes había pérdidas por sostener el tipo de cambio", había dicho Bergara. La ausencia de emisiones en los últimos días fue adjudicada por el BCU a que la oferta de dinero evolucionó de "forma moderada" en la primera quincena de agosto y a los "efectos generados por la operación de canje de deuda pública implementada a fines de julio", que redujo los vencimientos de títulos en este mes en cerca de $ 4.000 millones, según había informado El País.

La última colocación de LRM en pesos realizada por el BCU fue el 13 de agosto pasado cuando se licitaron $ 500 millones a casi dos año de plazo fue declarada desierta. Dos meses antes una operación similar en plazo adjudicó $ 1.600 millones a una tasa de 13,62%. En lo que va de agosto el monto adjudicado de LRM fue por $3.028 millones producto de cinco licitaciones. En tanto durante julio el monto adjudicado había totalizado $22.072 millones en 15 licitaciones realizadas ese mes.