Sao Paulo. La inflación de Brasil comenzará a reducirse en octubre, dijo el director del Banco Central, Alexandre Tombini, dos días después de que cifras oficiales de inflación refutaron una estimación previa suya de que los precios comenzarían a desacelerarse el mes pasado.

El índice IPCA del gobierno registró una cifra de inflación anualizada de 7,31% en septiembre, un nuevo máximo en seis años y muy por encima de rango de meta superior del banco del 6,5%.

Los precios subieron en 0,53% en septiembre frente al mes anterior debido a un fuerte aumento de los precios del combustible. Tombini había dicho hace unos meses que esperaba que la inflación alcanzara su máximo en agosto.

Los economistas están preocupados de que sus expectativas puedan ser prematuras.

"De ningún modo (los precios continuarán acelerándose)", dijo Tombini en la edición del domingo del diario Folha de S.Paulo. "Nuestro horizonte es diciembre del 2012, pero en octubre la inflación de 12 meses comenzará a caer en 0,30 puntos porcentuales".

El banco central espera alcanzar su meta de inflación del 4,5% en diciembre de 2012, dijo Tombini.

El mercado prevé una inflación de 6,52% para fines de 2011, ligeramente por encima del límite superior de la meta del 6,5%.

"De los países que tienen metas de inflación, varias economías tienen inflación por encima de la banda o el objetivo", dijo Tombini.

Después que la economía brasileña creció a una tasa del 7,5% en 2010, el banco central elevó su tasa de interés referencial Selic en forma consistente desde comienzos del 2011 al 12,5%.

Pero en agosto, el banco sorprendió a los mercados con su decisión de recortar su tasa Selic en 50 puntos básicos, al 12%. La entidad dijo que los efectos de la crisis de deuda europea y una frágil economía estadounidense tendrían un efecto negativo sobre la demanda local.

"Desde comienzos del año, nuestro plan de vuelo ... era moderar el crecimiento de la economía brasileña", sostuvo.

"Había señales, más claras cada día, que esta desaceleración estaba ocurriendo. También dijimos que la política monetaria tendría un efecto demorado y que en la segunda mitad del año estas políticas se sentirían con mayor fuerza", agregó el funcionario.

Tombini dijo que sondeos diarios del banco mostraban que la inflación estaría entre el 0,30 y el 0,40% en octubre, muy por debajo del 0,75% registrado en el mismo mes del año pasado y debajo de septiembre.