El Observador de Uruguay. Después de un pantallazo sobre la delicada situación económica que viven Argentina y Brasil, con mención a "un mundo que está difícil en el cual todo el tiempo se están recibiendo noticias que no hacen más que agregar incertidumbre y volatilidad", el presidente del Banco Central del Uruguay, Mario Bergara, planteó tres desafíos por delante para la economía uruguaya e hizo énfasis en la necesidad de insertarse en el mundo con acuerdos comerciales.

"Estamos perdiendo mucho por no tener acuerdos comerciales y pensar en negociar sin resignar solo pasa en un país de frutillitas. Necesitamos insertarnos en el mundo, porque tenemos mucho más para ganar que para perder. Hay que hablar sobre acuerdos comerciales y luego decidir en base a los intereses del país. Uruguay tienen mucho para ganar con acuerdos bilaterales", dijo Bergara en su disertación de este miércoles en el ciclo de desayunos de Somos Uruguay.

A su vez, el jerarca planteó tres desafíos centrales a tener en cuenta: el fiscal, el empleo y la reactivación de la inversión.

En relación al primero, el jerarca resaltó la necesidad de adecuar el resultado fiscal en los próximos dos años, pero dijo que se puede trabajar en ese sentido con tranquilidad para evitar entrar en un espiral como el de Argentina.

Sobre la caída del empleo que se viene registrando en los últimos meses, Bergara sostuvo que las variables de empleo y desempleo "siempre llegan tarde", por lo que si la economía sigue creciendo se van a empezar a ver resultados positivos.

"Tenemos una economía que está creciendo a tasas decentes ...) La recuperación de la demanda doméstica que muestran los uruguayos es la prueba de que se está viviendo con tranquilidad y sin dramatismos", expresó Bergara.

Sin embargo, aclaró que también se está viviendo el impacto de la tecnología en varios sectores, que también tienen su lado positivo en incrementos de productividad que van a permitir mejorar el nivel de vida de la gente.

Por último, Bergara destacó principalmente la necesidad de reactivar el proceso de inversión, que es el eslabon que arrastra a todos los demás. "Sin inversión no hay producción, no hay empleo ni capacidad de hacer políticas públicas a favor de la redistribución", afirmó Bergara, que también mencionó medidas que el gobierno ha tomado como la modificaciones hechas en los regímenes de inversión.

A su vez, reivindicó la política económica llevada a cabo por el gobierno y dijo que hoy el país cuenta con una plataforma que permite navegar "de manera razonable" ante los desafíos que presenta el mundo, en épocas en que un "tuit puede alterar los flujos comerciales y la volatilidad cambiaria".

Por su parte, agregó que Uruguay mira la turbulencia e incertidumbre del mundo desde una plataforma de alerta serena, gracias a que se han construido seguros que si bien tienen sus costos, en caso de no haberlos en momentos de "siniestros" mantienen cierta tranquilidad.

"Tenemos una economía que está creciendo a tasas decentes, dado que sería difícil crecer a 5% con la situación global y regional que se vive. La recuperación de la demanda doméstica que muestran los uruguayos es la prueba de que se está viviendo con tranquilidad y sin dramatismos", expresó.

Con respecto a la suba del dólar ocurrida en los últimos meses, el presidente del BCU dijo que la política monetaria ha sido flexible en un país donde es fácil pasar de una moneda a otra. "Se ha actuado de manera contracíclica y con una política monetaria flexible. Somos razonablemente contractivos, pero menos que antes", señaló.

Además, insistió en que el dólar ha acompañado la tendencia global en los últimos años y que los aumentos ocurridos en los últimos meses al pasar de $28 a $31 no implica un descontrol, "es razonable y dio oxígeno a muchos sectores de la economía uruguaya. La inflación se vio afectada, pero es manejable", aseguró.