Viena. El Banco Central Europeo hará lo necesario para mantener la estabilidad de los precios a mediano plazo, dijo este martes el miembro del Consejo Ejecutivo del BCE Lorenzo Bini Smaghi a una radio austriaca.

"Tratamos de implementar todas las herramientas que necesitamos. Por supuesto es un objetivo a mediano plazo, así que tenemos que evitar sobrerreaccionar, pero hemos cambiado nuestra política en abril y haremos lo que sea necesario para lograr (nuestra) meta de inflación", dijo en la transcripción de una entrevista emitida este martes.

Apuntó que el BCE tenía un buen historial de mantener la inflación por debajo del 2 por ciento en promedio en los últimos 11 años, añadiendo que el banco central tenía que asegurarse de que la volatilidad de los precios del petróleo y los alimentos no reforzara la inflación mediante grandes alzas salariales.

Esto incluye elevar las tasas de interés si es necesario.

"Tenemos el instrumento de política monetaria, así que lo usaremos para asegurar que la inflación vuelva por debajo del 2%", dijo, aunque añadió que era duro decir cuándo se alcanzaría esa meta.

"A mediano plazo debemos tener en cuenta la posibilidad de que los precios de los alimentos y el petróleo puedan subir a un ritmo superior a lo que pensamos", dijo.

"Así que tenemos que explicar esto a los que establecen los salarios, a empresas, sindicatos. Los salarios tienen que estar contenidos y absorber estos choques si queremos mantener la estabilidad de los precios", acotó.

La inflación de la zona euro se aceleró al 2,8% el mes pasado -por encima del objetivo del BCE de levemente por debajo del 2%.

Los mercados financieros esperan que el banco central eleve las tasas de interés a un 1,5% en julio para contrapesar las presiones de precios.

El BCE dejó los tipos de interés en un 1,25% este mes tras haberlos elevado en abril, terminando con dos años de política monetaria laxa inducida por la crisis.

Bini Smaghi, que hizo estos comentarios a la radio mientras asistía a una conferencia económica en Viena este lunes, insistió de nuevo en que Grecia se atenga a las condiciones del paquete de rescate como la mejor manera de salir de su crisis de deuda.

Consultado por si un descuento de deuda griega era inevitable, dijo: "Nada es inevitable. Comenzamos desde la asunción de que en Europa aquellos que contraen deudas pagan la deuda".

"Esta es la base de una economía de mercado, así que esperamos que los griegos paguen sus deudas y la mejor manera de hacerlo es implementar el programa acordado con el FMI y la Unión Europea, que puede necesitar un fortalecimiento", advirtió.

Grecia necesita hacer realidad el programa para modernizar su economía e impulsar su competitividad, dijo.

"No pagar sus deudas no resolvería el problema. En realidad, lo empeoraría", agregó.

Dijo que Atenas tenía que moverse rápido para privatizar activos y adoptar reformas estructurales.

"Cualquier programa exitoso tiene que ser encarado de frente. Se necesita tomar medidas duras al comienzo, porque al final la gente tiene dificultades al entender por qué lo peor está aún por llegar", dijo.