Roma. El Banco Central Europeo ha discutido la posibilidad de dejar de comprar bonos soberanos italianos si el país no adopta las reformas económicas que prometió, dijo el consejero del BCE Yves Mersch.

"Si observamos que nuestras intervenciones se ven disminuidas por la falta de esfuerzos de los Gobiernos nacionales, entonces tenemos que plantearnos el problema del efecto de los incentivos", sostuvo Mersch según algunos extractos de una entrevista que será publicada el domingo en el diario italiano La Stampa.

Al consultársele si esto significaba que el BCE dejaría de comprar bonos italianos si el país no adopta las reformas que prometió a la Unión Europea, el luxemburgués Mersch respondió:

"Si el directorio del BCE llega a la conclusión de que las condiciones que lo condujeron a tomar la decisión ya no existen, es libre de cambiar de parecer en cualquier momento. Discutimos eso todo el tiempo".

Desde que el BCE reanudó su programa de compra de bonos hace unos tres meses ha comprado cerca de 100.000 millones de euros en bonos del Gobierno italiano.