Madrid. El Banco Central Europeo aún no ha decidido por cuánto tiempo continuarán sus intervenciones no convencionales sobre la deuda de Europa en el mercado secundario, dijo este domingo en una entrevista José Manuel González-Paramo, miembro del panel ejecutivo del BCE.

Las compras de bonos fueron aprobadas por una abrumadora mayoría en el consejo de gobierno del BCE y no se vieron influenciadas por gobiernos, declaró González-Páramo en la entrevista con el diario español ABC.

"Decidiremos qué futuro tiene el programa, pero no comenzamos este programa como una respuesta a demandas políticas en absoluto, somos la institución más ferozmente independiente del mundo", afirmó al periódico, en comentarios traducidos del inglés.

El miembro del consejo ejecutivo defendió el historial del BCE como una entidad eficaz para controlar la inflación, en medio de críticas que señalan que debería centrarse más en la estabilidad de precios que en comprar deuda de gobiernos en mercados secundarios.

"Ningún banco central ha sido más escrupuloso con la estabilidad de precios que el BCE", sostuvo.

Los líderes de Europa deben recordar los compromisos hechos el 21 de julio para crear una nueva forma de gobernabilidad de la UE y acelerar reformas, para los cuales se requieren gobernantes fuertes, indicó el funcionario.

En relación a los problemas de España por el alto desempleo, González-Páramo dijo que la disciplina fiscal y la reforma del mercado son clave para la creación de puestos de trabajo en el país, que tiene uno de los mayores índices de desocupación en la zona euro.

González-Páramo también consideró que España debería reformar sus mercados de distribución comercial y de energía, a fin de impulsar la recuperación de la crisis económica.