Francfort. El Banco Central Europeo informó este lunes que gastó 22.000 millones de euros (US$31.000 millones) en compras de deuda gubernamental la semana pasada, tras reactivar sus adquisiciones de bonos con el fin de detener el contagio de la crisis de deuda de la zona euro a España e Italia.

La cantidad adquirida fue la mayor que ha comprado el BCE en una semana desde que comenzó su programa de compra de bonos en mayo del año pasado, al sobrepasar los 16.500 millones de euros (US$23.503M) de la primera semana del plan, cuando su objetivo eran los bonos del gobierno griego.

El BCE retomó el programa tras dejarlo inactivo por 19 semanas, pese a la oposición de un grupo de cuatro miembros del Consejo de Gobierno, liderado por los alemanes Jens Weidmann y Juergen Stark.

El banco central volvió a comprar bonos tras la reunión de su Consejo de Gobierno del 4 de agosto, dijo el presidente del BCE, Jean-Claude Trichet, y según los operadores, había estado buscando deuda irlandesa y portuguesa.

No obstante, dado que las compras tardan dos a tres días en concretarse, esas transacciones y las realizadas a inicios de la semana pasada aparecen en los datos publicados este lunes.

La semana pasada, el BCE dijo que "implementará activamente" el plan de compra de bonos para combatir la crisis de deuda, indicando que adquiriría notas de los gobiernos de España e Italia para detener la propagación de la crisis al mercado financiero.

El banco agregó que ningún bono incluido en el programa venció la semana pasada. Por lo tanto, el valor total de las compras subió a unos 96.000 millones de euros.