Berlin. El Banco Central Europeo dejó estable en 1,5% su tasa de interés este jueves, dado que la aceleración de la inflación en septiembre contrarrestó la presión para responder ante la crisis de deuda de la zona euro.

El presidente del BCE, Jean-Claude Trichet, explicará la decisión a las 1230 GMT en una conferencia de prensa, que será la última del funcionario antes de dejar la institución.

Los mercados esperan señales de que podría haber una rebaja de la tasa en noviembre o en diciembre.

En un sondeo de Reuters realizado la semana pasada, 56 de 76 economistas consultados pronosticaron que las tasas no serían modificadas, mientras que 20 pronosticaron una baja.