Francfort. El Banco Central Europeo mantuvo este jueves sin cambios su tasa de interés en el mínimo histórico del 1%, tal como se esperaba, pese a un creciente temor por un repunte de la inflación.

Los precios al consumidor de la zona euro subieron un 2,4% en enero, superando la meta del BCE, pero los 82 economistas consultados por Reuters esperaban que en su reunión del jueves el BCE dejara su tasa estable por 21 encuentro consecutivo.

La mediana de las proyecciones de los economistas apunta a tasas estables hasta el cuarto trimestre del 2011, aunque los mercados han comenzado a apostar por un alza en el tercer trimestre.

El presidente del BCE, Jean-Claude Trichet, explicará a las 1330 GMT los motivos de la decisión sobre las tasas.