Fráncfort. Los responsables de política del Banco Central Europeo (BCE) expresaron en su reunión del mes pasado su preocupación por el riesgo de una guerra comercial total con Estados Unidos y por el impacto potencialmente dañino a la fortaleza del euro, según las minutas del encuentro.

Ahora que la economía de la zona euro lleva creciendo cinco años consecutivos, las autoridades debaten cómo reducir el programa expansivo en el bloque y preparar a los inversores para una normalización de su política monetaria una década después de la crisis financiera global.

En marzo, el BCE abandonó una promesa largo tiempo desfasada de aumentar las compras de activos si es necesario, un movimiento simbólico que le mantuvo en curso para concluir su programa de compra de activos por valor de US$2,55 billones a fines de año.

Aunque la firmeza del euro en los últimos meses, en parte por temores al proteccionismo estadounidense, no ha reducido de forma significativa la demanda, las autoridades calificaron la tasa cambiaria como una "fuente significativa" de incertidumbre, lo que llevó a algunos a predecir un impacto más negativo en la inflación.

"Se destacó que los recientes movimientos en la tasa cambiaria del euro parecían estar más relacionados con relativos impactos en la política monetaria, incluida la comunicación, y menos a las mejoras en el panorama macroeconómico", indicaron las minutas.

"Esto sugirió que se podría esperar que la apreciación de la tasa cambiaria tenga un impacto más negativo en la inflación", agregó.

Los inversores se preguntan si el plan cuidadosamente calibrado por el BCE para abandonar su política ultralaxa podría verse frustrado por una eventual guerra comercial entre Estados Unidos y China, aunque las autoridades monetarias han minimizado este riesgo hasta la fecha.

"Hubo una amplia preocupación de que se haya incrementado el riesgo de conflictos comerciales, que podría esperarse que tenga un impacto adverso en la actividad para todos los países implicados", dijo el BCE. "También se advirtió que podrían surgir efectos negativos en la confianza".