México D.F. El Banco de México mantuvo el viernes, como se esperaba, la tasa de interés interbancaria en un 4,5% e indicó que México continúa disfrutando de una recuperación económica liderada por las exportaciones. Pero, el banco central señaló que la crisis de deuda soberana en Europa representa un riesgo para el crecimiento económico global.

Ls medidas de austeridad fiscal que las naciones europeas deberán adoptar para ordenar sus finanzas públicas podrían afectar el crecimiento global y ejercer presión bajista sobre los precios de las materias primas, señaló el banco central en su comunicado de política monetaria.

"Hacia adelante, la incertidumbre asociada con la crisis europea plantea riesgos no contemplados anteriormente", indicó el Banco de México, sin entregar detalles.

El incremento de la aversión al riesgo y la volatilidad se ha propagado a los mercados emergentes debido a que los inversionistas perciben los bonos del gobierno de Estados Unidos como seguros.

"En el caso de nuestro país, dichos ajustes se dieron de manera ordenada, dado que se preservó la liquidez en los mercados cambiario y de valores", añadió el Banco de México.

Las recientes cifras destacan una recuperación económica liderada por las exportaciones mexicanas debido a que Estados Unidos, comprador de cerca del 80% de las exportaciones de México, está adquiriendo más bienes manufacturados de su vecino del sur.

Si bien las exportaciones de bienes manufacturados continúan mostrando solidez, el consumo local sigue débil y la inversión privada continúa deprimida, señaló el Banco de México.

Se estima que la inflación se mantendrá dentro del rango previsto por los encargados de política monetaria, señaló el Banco de México.

La tasa de inflación anual, que era del 4,27% a fines de abril, se aceleraría para fin de año a entre un 4,75% y un 5,25% en el cuarto trimestre, antes de acercarse a la meta del banco central del 3% hacia fines del 2011.

Ninguno de los 21 economistas encuestados por Dow Jones Newswires preveía un cambio en la tasa de interés, la que el banco central ha mantenido en un 4,5% desde julio de 2009 para ayudar al país a recuperarse de la fuerte contracción del 6,5% que registró el PIB el año pasado.