El Banco Central de Perú redujo este viernes su proyección de crecimiento económico para este año a un 2,8% desde un 3,5% previo, en momentos en que el país registra una caída de las inversiones ante la paralización de grandes proyectos por el escándalo de corrupción de Odebrecht.

En su reporte trimestral, la autoridad monetaria elevó su proyección de crecimiento para el próximo año a un 4,2% desde la expansión del 4,1% estimada en su reporte de marzo.

El banco además estimó un déficit fiscal de 3% del Producto Interior Bruto (PIB) para este año y un déficit fiscal de 3,5% del PIB para el 2018.