Lima. Tras registrar una inflación negativa en mayo con -0,2% las estimaciones del Banco Central de Reserva prevé un indicador sin mayores variaciones para junio,

El gerente del área de Estudios Económicos, Adrián Armas, planteó que en este mes se sentirá el impacto del encarecimiento de los combustibles en 5%, aun cuando el gobierno haya bajado el ISC en 2%; sin embargo, el precio de los alimentos registró reducciones en las primeras semanas, sobre todo en el precio del pollo, lo que daría cierta tranquilidad si los indicadores siguen esa tendencia.

En conversación con el diario La República, la autoridad explicó que "esperamos una inflación moderada para junio, pero como ya sabemos –y eso una característica de nuestra economía– el comportamiento del precio de los alimentos es bastante volátil y en el mes a mes puede haber una volatilidad al alza o a la baja”.

De acuerdo a los cálculos de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), los alimentos seguirán caros hasta el 2012, pese a un descenso de 1% en mayo.

Ello a largo plazo implicaría un alza de los precios y por ende una mayor inflación.