Buenos Aires. El Banco Central de la República de Argentina (BCRA) estimó este martes un crecimiento económico del 1% para el país en 2018, debido a la contracción de varias actividades que condujeron a la desaceleración del Producto Interno Bruto (PIB).

En un comunicado, el BCRA se refirió a la variación de más del 30% que registraron en abril pasado actividades económicas como la agricultura, ganadería, caza y silvicultura, además del sector transporte y comunicaciones, producto del impacto de la sequía y de la inflación.

"Por el lado de la oferta, la extraordinaria sequía que padeció el sector agroexportador también es un hecho a resaltar. La experiencia reciente sugiere que la actividad económica puede tardar algunos meses más en recuperar su anterior vigor", explicó la entidad monetaria.

El BCRA calculó, sin embargo, tasas superiores de crecimiento para 2019, año en el que el gobierno argentino prevé además una reducción del déficit fiscal a 1,2% del PIB, previo a la convergencia fiscal que prevé alcanzar en 2020, según el acuerdo convenido con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

El objetivo inicial del Ejecutivo era alcanzar un crecimiento PIB del 3%, cifra que el ministro de Hacienda y Finanzas, Nicolás Dujovne, modificó sin precisiones, tras acentuarse la volatilidad cambiaria en mayo pasado y en medio de un acuerdo con el FMI para un crédito excepcional por US$50.000 millones.