San José. La economía de Costa Rica crecería 3,2% al finalizar el 2018, según la revisión del Programa Macroeconómico revelado por el Banco Central de Costa Rica (BCCR), en el que se ajustó en -0,4 puntos porcentuales la previsión realizada en enero de este año.

En conferencia de prensa, el presidente del BCCR, Olivier Castro, expuso los resultados de la revisión del programa con base en las variables macroeconómicas, de las que se desprende que la inflación en Costa Rica se mantendrá durante este año en alrededor del 3%.

De acuerdo con Castro, no se vislumbran importantes presiones en la demanda, y la inflación, en su medición interanual, se ha mantenido cercana al límite inferior de la meta del Banco fijada en +/- 1 punto alrededor del 3%.

Donde las autoridades costarricenses mostraron preocupación fue en el déficit fiscal, cuya estimación para el cierre del año se incrementó en 0,1 puntos porcentuales y ahora se espera que sea del 7,2% del Producto Interno Bruto.

El BCCR aseguró que para esta estimación tomó en cuenta el efecto de las medidas de recorte y contención del gasto que anunció la ministra de Hacienda de Costa Rica, Rocío Aguilar, pero no considera aún el efecto de la reforma fiscal que se tramita en la Asamblea Legislativa.

Para Castro, las medidas propuestas para mejorar la recaudación del gobierno costarricense son urgentes y deben tomarse cuanto antes, ya que el costo social del déficit es muy alto.

"Esos ajustes son cada día más costosos para la sociedad, uno entiende que hay toda una discusión política sobre el ajuste fiscal, pero es evidente que conforme nos retrasemos el impacto sobre la economía será mayor", explicó Castro.

El presidente del BCCR también dijo que el déficit provoca que la deuda pública tenga un "efecto multiplicador" y se convierta en un componente importante que drena los recursos del Estado.