Seúl. El banco central de Corea del Sur mantuvo el viernes sus tasas de interés sin cambios, sorprendiendo a muchos economistas que esperaban un inusual aumento consecutivo en momentos en que las autoridades intensifican su campaña para contener la inflación.

El Banco de Corea mantuvo su tasa referencial de recompra a siete días en 2,75%. Los analistas esperan ahora que la tasa se incremente a 3% el mes próximo y a 3,5% para fin de año.

El jefe del banco central dio a entender que no todos los miembros del comité directivo del banco votaron para mantener la tasa en 2,75%, y analistas dijeron que sus comentarios indicaban una alta posibilidad de un incremento el mes próximo y otro antes de fin de año.

Los futuros de bonos subieron ligeramente tras conocerse la decisión pues los operadores, que habían reducido sus tenencias tras el aumento de 25 puntos básicos en enero por temor a un ajuste agresivo, corrieron a cubrir posiciones cortas mientras los inversores extranjeros seguían vendiendo.

"Nosotros promoveremos la normalización de la política a un ritmo que no es ni demasiado rápido ni demasiado lento", dijo a periodistas Kim Choong-soo, gobernador del Banco de Corea, pero repitió como el mes pasado que la inflación seguirá siendo alta por ahora.

En contraste con las políticas monetarias ultra relajadas en gran parte de las economías desarrolladas, los bancos centrales de mercados emergentes se han estado apurando para ajustar su política para contener una inflación alimentada por las alzas de los precios de las materias primas y el fuerte crecimiento de la demanda doméstica.

China e Indonesia elevaron sus tasas este mes, mientras que India y Brasil lo hicieron en enero.

El presidente de Corea del Sur, Lee Myung-bak, que hasta hace poco ponía el foco de su política en impulsar el crecimiento, declaró una "guerra a la inflación" a comienzos de año, y desde ese momento el Gobierno ha tomado medidas administrativas para congelar o minimizar las alzas de precios.

El banco central sólo ha decidido alzas sucesivas de la tasa en una ocasión, pero una mayoría de los analistas encuestados por Reuters pensaba que la creciente evidencia de las presiones inflacionarias en una economía en expansión lo llevaría a hacerlo otra vez.

De los 21 analistas encuestados por Reuters, 13 habían pronosticado un alza de tasas el viernes y 8 preveían un incremento en marzo o abril.

Los analistas dijeron que, pese a que es claro que habrá nuevos ajustes, el banco central debe haber sentido que necesitaba algo de tiempo para evaluar el impacto del incremento decidido en enero así como los esfuerzos del Gobierno para controlar las alzas de precios.

"No encuentro en ninguna parte de su conferencia de prensa señales de que el banco central se tomara una pausa larga, pero creo que incrementará la tasa el mes próximo", dijo Kong Dong-rak, analista de renta fija de Taurus Investment and Securities.