Después de una larga espera que duró 16 años, los capitalinos hondureños verán por fin terminada su joya de infraestructura. La conclusión del tramo que hace falta del llamado "anillo de diamantes" (anillo periférico) iniciará el próximo mes de septiembre.

Las autoridades de la secretaría de Obras Públicas, Transporte y Vivienda (Soptravi) revelaron este lunes el diseño de la obra que no solo incluye la construcción de cuatro carriles de 7,6 kilómetros cada uno, sino la creación de desvíos y accesos a las colonias que la rodean y la edificación de cinco pasos a desnivel.

El ministro de Soptravi, Miguel Rodrigo Pastor, anunció que la conclusión y las obras complementarias tienen un costo de US$20 millones (unos 400 millones de lempiras), recursos que serán financiados por el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) en calidad de préstamo.

Además, dijo que la publicación del proceso de licitación se efectuará a partir del 25 de abril y se espera concluir el proceso de selección de las compañías constructoras en septiembre, cuando se pretende arrancar el proceso de construcción que durará entre 12 y 15 meses.

Despliegue de accesos. Pastor detalló que los primeros cuatro pasos a desnivel se localizarán en el tramo inconcluso 1-B, que parte desde la intersección de la carretera al norte hasta el puente de la represa Los Laureles. En la colonia Arturo Quezada se construirá un paso a desnivel de 60 metros de longitud, otro de 50 metros en la colonia Israel Sur y un tercero en la colonia Divino Paraíso.

Las siguientes obras se levantarán en la carretera de Valle de Ángeles a Santa Lucía y en la intersección con el municipio de Lepaterique, y se contempla una ampliación del puente sobre el río Chiquito.

Asimismo, se estabilizará una falla geológica localizada a inmediaciones de la colonia José Ángel Ulloa y se mejorará el acceso al Hospital María.

Beneficios directos. Con la culminación de esta obra que une a las ciudades gemelas, las autoridades de Soptravi esperan mejorar la fluidez vial en la ciudad, generar empleo y mejorar la plusvalía y acceso a más de 50 colonias que rodean el tramo. El secretario de Soptravi indicó que el objetivo de las obras complementarias es mejorar en un 40 por ciento el tráfico en la capital de Honduras.

Durante los 12 o 15 meses de ejecución del proyecto se crearán 300 empleos directos que, según el titular de Soptravi, otorgarán a los vecinos que residen en las colonias ubicadas a inmediaciones del tramo en construcción.

Además se espera beneficiar a 7,000 conductores que transitan diariamente por la zona ofreciéndoles una vía alterna para llegar a los cuatro puntos cardinales de la ciudad en menor tiempo.

Algunas de las colonias que serán beneficiadas directamente con la puesta en marcha de la obra son El Carrizal, José Ángel Ulloa, Divino Paraíso, Providencia, Arnulfo Cantarero López, Israel Sur, Israel Norte, San Francisco y Los Laureles.

La obra formará parte de la ruta centroamericana CA-6 y CA-5 Sur, para la cual Soptravi trabaja en el saneamiento del derecho de vía. La construcción del anillo periférico inició en 1996, durante el gobierno del ex presidente Carlos Roberto Reina. El costo estimado de la obra era de 500 millones de lempiras, sin incluir las indemnizaciones. A la fecha, lo que algunos califican como "anillo de diamantes" tiene un costo que triplica su valor inicial.