El Banco de China (BCh) pronosticó que el producto interno bruto (PIB) de China aumentará en cerca de 7,2% en 2015, menor al objetivo establecido para este año.

Esta es una de las pocas predicciones públicas hechas por una importante firma estatal que indica que la economía china podría continuar desacelerándose, aunque los analistas extranjeros anticipan que China reducirá su meta de PIB ante la persistencia de la presión bajista.

China buscaba que su PIB creciera en 7,5% en 2014. El país logró un crecimiento de 7,4% en los primeros tres trimestres.

"En términos generales, la economía se mantiene en un rango razonable y hay signos de mejoría", declaró Chen Weidong, analista del BCh, uno de los "cuatro grandes" bancos de China.

En 2015, el ambiente externo se recuperará y el efecto de las medidas de reforma se sentirá, comentó el analista.

"Sin embargo, la presión de la capacidad excesiva, el ajuste en el sector inmobiliario y otros factores adversos, obstaculizarán el crecimiento económico", señaló Chen.

Se espera que una conferencia de trabajo económica central, a finales de este mes, se den a conocer más señales acerca de la política económica de China para 2015.