Aunque la Junta Directiva del Banco de la República se abstuvo de tomar medidas para frenar la entrada de capitales de corto plazo a la economía, los mantendrá en la mira, y si es necesario, les impondrá restricciones para atajar la caída del dólar.

"No es cierto que la junta no haya tomado medidas en su última sesión para enfrentar la revaluación del peso", afirmó el codirector del Banco Emisor Juan José Echavarría.

La junta no solo revisó el impacto de los capitales de corto plazo en el derrumbamiento del dólar, sino que afinó y adoptó ajustes en las intervenciones en el mercado cambiario, lo mismo que en la coordinación con el Gobierno para esterilizar los dineros que ha tenido que emitir el Banco para salir a comprar la divisa estadounidense.

"El tema de los capitales de corto plazo fue estudiado en la junta y se detecto que ante una eventual intervención para controlar el ingreso de este tipo de recursos son mayores los costos que los beneficios", precisó.

Echavarría, quien intervino en el acto de instalación del Foro organizado por la Universidad San Martín para celebrar los 15 años de su Escuela de Finanzas y Negocios Internacionales, admitió que las intervenciones del Banco de la República en el mercado cambiario apenas representa el 2% de las transacciones y por ello no puede hacer mucho para impedir la caída del dólar.

Explicó que el gran enemigo de los exportadores es la enorme volatilidad de la tasa de cambio y por eso las compras de dólares por parte del Banco de la República buscan, en primer lugar, enfrentar ese fenómeno, pero "ello no logrará frenar la tendencia revaluacionista del peso".

En su opinión Colombia debe debatir su apertura económica si quiere combatir de manera estructural la fortaleza del peso.

Entre tanto se estableció que entre las medidas tomadas por el Gobierno para ayudar al Banco de la República a emitir dinero para comprar dólares sin desbaratar la estabilidad monetaria y afectar la inflación se encuentra un sustancial incremento en los depósitos del Tesoro Nacional en el Emisor.

A la fecha el Gobierno tiene congelados en forma transitoria unos $14,7 billones (US$8.000 millones) en el Banco de la República.