Ciudad de México. La Junta de Gobierno del Banco de México está considerando entre sus supuestos la volatilidad asociada al proceso postelectoral.

Tal como quedó expuesto en la Minuta 59, correspondiente a la Tercera Reunión Monetaria del año, el cuerpo colegiado considera que “un factor que podría acentuar (la volatilidad) sería un diferencial reducido entre el ganador y el segundo lugar”.

“Es difícil prever la magnitud y duración de estos episodios de volatilidad”, advirtieron.

Como quedó en la minuta, los banqueros centrales enfatizaron que ante “la magnitud de los retos que enfrenta el país (...) una vez finalizado el proceso electoral, será importante contar a la brevedad con los detalles de las acciones que el gobierno entrante pretenda implementar en materia económica, particularmente, respecto del manejo de las finanzas públicas”.

Consignaron que existe “el riesgo de que para el 2019, derivado del cambio de administración, se observen modificaciones en la política de determinación de tarifas autorizadas por el gobierno”.

TLCAN, en el 2019. Uno de los integrantes de la Junta notó que “hacia adelante la economía seguirá transitando por un panorama complejo en el ámbito interno y externo” y “la magnitud de los retos que enfrenta el país destaca la necesidad de respuestas oportunas y adecuadas”.

Uno de los banqueros centrales destacó que “la extensión en el proceso podría implicar un comportamiento precautorio en el gasto y/o que se pospongan aún más los proyectos de inversión”.

Como podría ser “que la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) en los próximos días podría aplazarse incluso hasta el año entrante”.

Uno de los banqueros centrales destacó que “la extensión en el proceso podría implicar un comportamiento precautorio en el gasto y/o que se pospongan aún más los proyectos de inversión”.

Otro de los miembros indicó que tanto el mercado como el tipo de cambio podrían verse afectados por estos riesgos.

Finanzas públicas, débiles. En la reunión realizada al iniciar mayo, uno de los miembros argumentó que independientemente de quien resulte ganador de la contienda electoral, “comienza a generarse la percepción de que las finanzas públicas y la postura fiscal en general pudieran sufrir un debilitamiento”.

Ello debido a que “el ganador de los comicios tendrá que cumplir con diversas acciones y políticas públicas comprometidas en su campaña”.

“Como es bien sabido, el Saldo Histórico de los Requerimientos Financieros del Sector Público en términos brutos mostró un fuerte incremento en los últimos años,  hasta alcanzar niveles superiores a 50% del Producto”. Destacó que “es un riesgo muy importante ante la debilidad estructural que muestran las finanzas públicas”.

Observa que los efectos adversos que pudieran tener “se verían magnificados si la calificación de riesgo soberano de México sufriera un deterioro como consecuencia de dicha eventualidad”.

En la minuta, reconocieron que “para la toma de decisiones de la autoridad monetaria es importante considerar cómo están evaluando los mercados los distintos riesgos y cómo ello se ve reflejado en el comportamiento del precio de los activos”.

La transcripción de la discusión de los miembros de la Junta de Gobierno para tomar esta decisión es la primera a disposición del público y conforme a las modificaciones de los criterios de comunicación y transparencia de los anuncios monetarios anunciados al iniciar mayo; será divulgada dentro de tres años.