El Banco Interamericano de Desarrollo (BID), a través de su presidente Luis Alberto Moreno, anunció ayer a los representantes de ocho países de la región un fuerte espaldarazo financiero de alrededor de US$2.000 millones para impulsar seis temas claves para la consolidación de sus economías.

Infraestructura, redes de protección social, desastres naturales y cambio climático, finanzas públicas y seguridad ciudadana concentrarán la asistencia crediticia que ese organismo otorgará durante 2011 a Belice, Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Costa Rica, Panamá y República Dominicana.

El anuncio fue realizado en el marco de la vigesimoquinta reunión de gobernadores del istmo centroamericano y República Dominicana, la que concluye este día en esta ciudad, evento previo a la asamblea anual del BID, a efectuarse del 25 al 28 de marzo en Calgary, Canadá.

El encuentro que se desarrolla en esta ciudad fue inaugurado por Luis Alberto Moreno y por el presidente de la República de Honduras, Porfirio Lobo Sosa.

En 2010, el Banco Interamericano de Desarrollo aprobó US$2.080 millones a los citados países para financiar 43 proyectos. De acuerdo con un reporte de ese organismo financiero, lo anterior refleja un aumento del 30% de las aprobaciones con garantía soberana con respecto al año anterior.

Cada país es representado por el secretario de finanzas y por el presidente del banco central, quienes se desempeñan como gobernadores propietario y alterno, respectivamente. Moreno dejó claro que el financiamiento para infraestructura estará focalizado para transporte vial y energía; en redes de protección social abarca servicios de salud, educación y vivienda.

El corredor logístico centroamericano es otro de los puntos que los gobiernos están obligados a priorizar en sus agendas, ya que la construcción de carreteras en el pacífico permitirá agilizar la entrada y salida del comercio regional por el atlántico y viceversa.

En ese sentido, Honduras requerirá de cuantiosos recursos para diversificar su matriz energértica, ya que para 2016 se espera la conexión de los 700 megavatios de electricidad producidos con agua, viento y otras fuentes renovables.

En el caso de la modernización de Puerto Cortés, el directorio aprobó a finales del año anterior US$135 millones para la ampliación de las instalaciones físicas.

Impulsar agenda. Como parte de la reunión de gobernadores, el BID está siendo representado en este evento por los más altos e importantes funcionarios para abordar una serie de temas pendientes en la agenda regional y que necesitan de un fuerte impulso de los gobiernos para alcanzar los objetivos trazados.

A mediados de febrero pasado, el Banco Interamericano de Desarrollo y el Sistema de Integración Centroamericana (Sica) suscribieron un memorando de entendimiento para desarrollar estrategias y programas comúnes en áreas como la seguridad regional, la cohesión social, la integración y la reducción de la pobreza.

Uno de los temas de mayor relevancia es la seguridad ciudadana, para la cual el BID ha puesto en marcha el diseño de una estrategia que requerirá de esfuerzos de coordinación

y articulación para alcanzar los resultados deseados. "Este flagelo debe ser aproximado desde una perspectiva regional, que permita optimizar los recursos disponibles, focalizar los esfuerzos y obtener los mayores impactos a nivel local", señaló Moreno.

Otro aspecto clave es el Proyecto Mesoamérica, el que los gobiernos están obligados a darle impulso para cerrar temas como la integración energética a través del Sistema de Interconexión Eléctrica de los Países de América Central (Siepac), el que debe entrar en operación en el presente año.

El Siepac incluye una líneade transmisión de 1,800 kilómetros y15 subestaciones; 103 kilómetros de la interconexión México-Guatemala y 614 kilómetros de Panamá a Colombia. Se considera que la creación de un mercado eléctrico regional generará reducciones entre 3% y 23% del costo de generación, potenciado por México y Colombia.

El corredor logístico centroamericano es otro de los puntos que los gobiernos están obligados a priorizar en sus agendas, ya que la construcción de carreteras en el pacífico permitirá agilizar la entrada y salida del comercio regional por el atlántico y viceversa.

Se estima que por esta arteria vial se transportará el 95% de los bienes comerciados en la región. Además, se reducirá el tiempo de recorrido de 190 a 54 horas de México a Panamá, mientras que la velocidad promedio de los vehículos de carga -rastras o furgones- pasará de 17 a 60 kilómetros por hora. La inversión estimada para desarrollar el canal seco es de US$1.072 millones en los próximos cinco años.

Apoyo a Honduras. William Chong Wong, secretario de Finanzas, manifestó que el apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo ha sido fundamental para la reactivación de la economía hondureña. Agregó que el apoyo financiero y cooperación no reembolsable está siendo destinada al objetivo indicado.

Para el período 2010-2014, el BID estima desembolsar alrededor de US$600 millones en sus diferentes programas y proyectos.

En su intervención ante la asamblea de gobernadores, Luis Alberto Moreno dijo que "con el noveno aumento general de recursos nos estamos fortaleciendo financiera e institucionalmente".

"Seremos un banco más sólido, continuó, capaz de atender las necesidades crecientes y diversas del istmo centroamericano y República Dominicana".

Honduras tiene una cartera vigente de 37 programas y proyectos, los que en total suman 998 millones de dólares. Para el período 2011-2012, el gobierno hondureño y el BID han identificado 14 proyectos por un monto de US$393,8 millones, los que se encuentran en etapa de preparación.

El Banco Interamericano de Desarrollo fue la institución financiera internacional en aprobar el mayor alivio de la deuda externa de Honduras; el 16 de marzo de 2007 anunció la condonación de US$1.196 millones. El saldo de la deuda pública externa con el BID es de alrededor de US$500 millones.

Delegaciones. CA, Panamá y República Dominicana está siendo representada por sus autoridades ante el BID, quienes deberán consensuar una agenda común mesoamericana para la asamblea anual de Calgary, Canadá. Por Guatemala se encuentra el consejero ante el BID, Tomás Rosada; el presidente del Banco Central, Edgar Barquín y la directora de Crédito Público, Mayra Palencia. Panamá es representada por el director ejecutivo ante el BID, Antonio De Roux; el ministro de Economía y Finanzas, Alberto Vallarino y el viceministro de Finanzas, Dulcidio de la Guardia.

El Salvador envió a su consejero ante el BID, Mauricio Silva y el ministro de Hacienda, Carlos Cáceres; por Belice la ministra de Economía, Ivonne Hyde y el embajador ante Honduras, Alfredo Martínez y por República Dominicana, la directora ejecutiva ante ese organismo, Muriel Alfonseca y el viceministro de Planificación, Nelson Toca. Por Nicaragua, el coordinador de proyectos ante el BID, Álvaro Peralta; el ministro de Hacienda y Crédito Público, Alberto Guevara y el director ejecutivo para la región, Manuel Coronel.

Honduras está presente a través de William Chong Wong; María Elena Mondragón, presidenta del Banco Central de Honduras; el representante ante el BID, Marlon Ramses Tábora, entre otros funcionarios.