Washington. Un período sostenido de altos precios del petróleo afectaría significativamente a las economías en desarrollo, pero es improbable que las descarrile de su sólida recuperación desde la crisis financiera global, dijo este lunes un importante economista del Banco Mundial.

Andrew Burns aseguró que el alza en los precios del petróleo podría frenar el crecimiento económico de los países en desarrollo entre 0,2 y 0,4 puntos porcentuales si permanecen en los elevados niveles por un año o más.

"Si los precios se mantienen altos por un significativo período de tiempo, digamos un año, entonces se verá un impacto en el PIB que es significativo y medible, pero es poco probable que sea lo suficientemente largo como para descarrilar la recuperación en el crecimiento que estamos observando en los países en desarrollo", dijo Burns a Reuters en una entrevista.

El organismo está siguiendo de cerca el alza en los precios del petróleo debido a que un combustible más caro, junto con los actuales altos precios de los alimentos, podrían presionar a más personas hacia la extrema pobreza.

Burns dijo que el alza en los precios globales del petróleo de US$15 a US$20 el barril desde diciembre era una preocupación pero no un "evento calamitoso" para las economías en desarrollo, que están creciendo alrededor del 6% o más.

El precio del crudo Brent en Londres repuntó la semana pasada a máximos en dos años y medio luego de que levantamientos en Oriente Medio y el Norte de Africa se extendieron a Libia.

El precio cayó el lunes en 34 centavos para cerrar a US$111,8 el barril en una volátil sesión en momentos en que aumenta la presión para que el líder libio, Muammar Gaddafi, renuncie.

Mejoramiento de situación. "Asumiendo que la situación en Oriente Medio y el Norte de Africa no empeore, entonces deberíamos ver que esos precios regresen a niveles que veíamos en diciembre", declaró Burns. "En ese escenario (la situación) tendría un impacto relativamente pequeño", agregó.

Sin embargo, si la incertidumbre política en Oriente Medio se extiende los países en desarrollo comenzarán a sentir el impacto de combustibles más costosos, agregó Burns.

El dijo que los países pobres que tienen grandes déficits serán los que sufran más por el alza en los precios de los combustibles, ya que serían incapaces de absorber los costos incrementados y tendrían que realizar recortes para compensar las pérdidas.

Extrema probreza. El Banco Mundial advirtió en febrero de este año que unos 44 millones de personas fueron impulsados hacia la extrema pobreza desde junio de 2010, en momentos en que los precios de los alimentos han trepado hacia niveles vistos en el 2008, cuando el barril de crudo llegó a subir hasta US$147,27.

Pero Burns dijo que la capacidad petrolera en el 2008 estaba en mínimos históricos y que actualmente hay suficiente capacidad en Estados Unidos, Europa y otros países que no han sido afectados por la agitación en Oriente Medio y el norte de Africa.