Brasilia. Una aceleración en la apertura comercial de Brasil podría sacar a 6 millones de personas de la pobreza en el país, señala el informe "Empleo y Crecimiento: una Agenda de Productividad" divulgado este miércoles por el Banco Mundial (BM).

"La liberalización comercial más amplia aumentaría los ingresos reales de todas las familias en el promedio dentro de cada percentil de la distribución de la renta y tendría el potencial de retirar casi 6 millones de personas de la pobreza", sostiene el informe.

Para el organismo internacional, la falta de competencia derivada de la falta de integración de los mercados internos y externos, es una de las principales razones para la baja productividad local.

"Brasil tiene mucho que ganar con reformas comerciales coordinadas a nivel del Mercosur (Mercado Común del Sur)", según el BM.

"Las reducciones de aranceles y las barreras no arancelarias sobre importaciones aumentarían los ingresos reales de las familias, incluso entre el 40% más pobre de la población", reza el informe.

Tiene por ganar "un crecimiento del 7% y del 6,6% en las exportaciones e importaciones, respectivamente, un aumento permanente del PIB (Producto Interno Bruto) en cerca del 1% y más de 400.000 nuevos empleos".

Al defender la mayor liberalización comercial, el BM reconoce que las empresas que operan en el país sudamericano tendrán que ajustarse a mayor nivel de competencia.

Los flujos comerciales representaban menos de un tercio del PIB brasileño en 2015 y el país era uno de los menos abiertos entre las grandes economías del mundo, fruto de una política "altamente intervencionista y protectora", apunta el BM.  

Un movimiento de disminución unilateral de tarifas tendría como efecto la elevación de los niveles de empleo de forma permanente en el país, asegura.

"Las reducciones de aranceles y las barreras no arancelarias sobre importaciones aumentarían los ingresos reales de las familias, incluso entre el 40% más pobre de la población, a través de precios más bajos para el consumidor y más empleos con salarios más elevados", añade el organismo.

El texto destaca como referencia positiva la liberación comercial realizada en Brasil a principios de la década de 1990, bajo el gobierno del presidente Fernando Collor de Mello (1990-1992), que tuvo un impacto más fuerte sobre la población pobre.

"Con la liberalización comercial de los años 1990 en Brasil, el aumento de los ingresos reales de las familias pobres fue el doble del aumento de los ingresos de las familias más ricas", asegura el documento.

Las inversiones en infraestructura hoy en día en Brasil están abajo de la tasa de depreciación del inventario de ese tipo de activo, estimada en el 3% del PIB, reconoce el BM.

El informe de la institución mundial plantea escenarios de liberalización comercial y sus impactos económicos, al considerar movimientos unilaterales del país, concertados con el Mercosur, así como un acuerdo del bloque con la Unión Europea (UE).

"Un estudio comparando los episodios de liberalización comercial en diversos países apunta a un aumento de la tasa media de crecimiento del 2% al año después de la liberalización", apunta.