Buenos Aires. Argentina debe invertir para modernizar su infraestructura o enfrentará "cuellos de botella", advirtió este viernes una funcionaria de alto rango del Banco Mundial para América Latina.

El país sudamericano tiene virtualmente colapsada su red vial y de transporte ferroviario debido a la falta de inversión, y enfrenta restricciones en el sector de energía por una expansión de la demanda que no ha sido acompañada por inversiones en producción y generación.

"Argentina tiene mucha demanda para inversiones, especialmente en infraestructura por causa del crecimiento. Es importante en este momento que Argentina invierta en infraestructura (...) porque si no se va a producir un cuello de botella", dijo Pamela Cox, vicepresidenta del Banco Mundial para América Latina y el Caribe.

La funcionaria celebró la expansión de la economía local y aseguró que la inversión en infraestructura reforzaría esa tendencia.

La economía de Argentina creció 9,2% interanual en 2010, según desacreditados datos oficiales. Estimaciones privadas ubicaron la expansión entre 7% y 7,8%.

Según analistas, opositores y empleados del ente de estadísticas, los datos divulgados por el estatal Indec son manipulados para subestimar la inflación, lo que a su vez afecta el cálculo de crecimiento económico.

La inflación en Argentina fue de 10,9% en 2010, según los datos oficiales, pero según economistas privados el costo de la vida se incrementó 25%

Cox dijo que los problemas inflacionarios y de revalorización de monedas en América Latina serán tratados por por la entidad crediticia la semana próxima en Washington.

"En este momento América Latina tiene mucho éxito en el área de crecimiento, y hay muchos inversionistas que quieren invertir en la región, pero esos flujos de capital tienen presiones de apreciación de monedas (por ingreso de capitales) e inflación", explicó la funcionaria.

Acuerdo con el Club de París.

La cartera de inversiones del Banco Mundial en Argentina consta en la actualidad de 36 proyectos por unos US$6.000 millones. Cada proyecto tiene un plazo de implementación de entre cinco y seis años.

En 2010, la tercera economía latinoamericana recibió préstamos del organismo con sede en Washington por US$2.200 millones.

La funcionaria consideró también que un acuerdo del gobierno argentino con el Club de París para saldar una deuda impaga desde 2001 por unos US$6.500 millones allanaría el camino para que el país accediera a créditos externos para financiar su muy necesaria modernización en infraestructura.

"Un acuerdo con el Club de París es importante para Argentina porque Argentina necesita invertir en infraestructura para crecer en el futuro", dijo Cox.

Esta semana el Banco Mundial aprobó un proyecto por unos US$200 millones destinado a obras de agua y saneamiento para aplicar en el norte del país.

"Después de las elecciones vamos a preparar la nueva estrategia de país, y eso es normal con cada país porque cuando hay un gobierno nuevo preparamos una nueva estrategia porque todos los proyectos del Banco Mundial son créditos con el gobierno", explicó la funcionaria.

Argentina celebrará elecciones presidenciales en octubre.