Lima, Andina. El Banco Mundial estimó este martes que 9,2 millones de peruanos se incorporarán al mercado laboral hasta el 2030, por lo que se requieren estrategias de largo plazo que vayan más allá de políticas de educación y capacitación fragmentadas.

El gerente sectorial del departamento de desarrollo humano para América Latina y el Caribe del Banco Mundial, Omar Arias, precisó que en lo que va del 2011 hay 16 millones de trabajadores en Perú.

“De aquí al 2030 se van a incorporar 9,2 millones de trabajadores aproximadamente según la conversión demográfica del país y el objetivo es ver qué se hace hoy para asegurarles una buena inserción laboral al 2030”, refirió.

En ese sentido, manifestó que las autoridades deben asegurar que estos peruanos desarrollen sus habilidades básicas, técnicas y profesionales de manera adecuada.

Según el estudio Fortaleciendo Habilidades y la Empleabilidad en el Perú, elaborado por el Banco Mundial, las autoridades peruanas deben priorizar las inversiones en el desarrollo de la primera infancia de los niños de bajos recursos económicos, el fortalecimiento de los servicios educativos (mejor calidad) y la formación para el trabajo.

Entre las recomendaciones que realiza el Banco Mundial está que Perú puede y debe erradicar la desnutrición infantil crónica, enfocando las acciones en las áreas rurales, el altiplano y la selva, para desarrollar niños sanos y aptos para el aprendizaje.

El informe señala que alrededor de medio millón de niños y niñas peruanos hasta los cinco años sufren desnutrición crónica (retardos severos en su crecimiento) y empiezan sus vidas con condiciones muy adversas para desarrollar plenamente sus habilidades potenciales.

Arias señaló que los esfuerzos pueden basarse en el fortalecimiento del Programa Articulado Nutricional (PAN) y de las redes de protección social, sobre todo la expansión y el fortalecimiento de la capacidad gerencial y operativa del Programa Nacional de Apoyo Directo a los Más Pobres (Juntos).

Indicó que estas medidas ayudarán a que 1,3 millones de peruanos que en el futuro se insertarán al mercado laboral tengan unas mejores condiciones.

Otro planteamiento del Banco Mundial es priorizar la expansión de la cobertura de los servicios de Desarrollo Infantil Temprano a los niños pobres de cero a dos años y de la educación preescolar de calidad y adecuada a las características de la población atendida, lo cual beneficiará a 1.7 millones de peruanos adicionales.

Además está implementar medidas para que la escolarización básica desarrolle las habilidades tanto cognitivas como socio emocionales básicas, profundizando las reformas y políticas que prevé el Proyecto Educativo Nacional.

A ello se debe sumar la puesta en marcha de un observatorio del mercado laboral y un Servicio Nacional del Empleo consolidado para que los jóvenes puedan contar con información oportuna y relevante, con estos últimos puntos se ayudará a 3,2 millones de futuros trabajadores.

Finalmente, planteó consolidar el Sistema Nacional de Evaluación, Acreditación y Certificación de la Educación (Sineace), con apoyo presupuestario e institucional pleno a sus entidades integrantes, y fortalecer la formación laboral dentro y fuera del lugar de trabajo y la certificación de habilidades, con eso se apoyará a tres millones de peruanos.